La Iglesia es un paraíso (fiscal)

ENTREVISTA A JOSÉ LUIS IGLESIAS, PRESIDENTE DE ASTURIAS LAICA

Fuente: Fusión Asturias, por Isabel G. Muñiz. 3 de julio de 2012.

Una plataforma asturiana reclama que la Iglesia Católica pague el Impuesto de Bienes Inmuebles en una campaña cuyo lema es ‘IBI, o todos o ninguno’.

jose-luis-iglesiasA principios de año saltaba la noticia: el gobierno italiano obligará a la Iglesia Católica a pagar el IBI sobre todos sus bienes comerciales. Era inevitable entonces que surgiese la pregunta paralela: si Italia, el país de más fuerte tradición católica, ajusta las cuentas fiscales con la Iglesia, ¿qué impide que España lo haga también? Se calcula que, de tomarse una medida similar en nuestro país, las arcas del estado ingresarían unos 3.000 millones de euros. Es importante recordar que esta petición se refiere a los bienes y obras relacionados con actividades ajenas al culto, puramente mercantiles, cuyo objetivo es la obtención de ingresos.

El testigo de esta reclamación lo ha recogido la asociación Asturias Laica, que ha promovido la creación de una Plataforma bajo el lema “IBI, o todos o ninguno” para lograr que la Iglesia pague el impuesto en Asturias. Inmediatamente se inicia una campaña de información y contactos con diferentes grupos parlamentarios. Izquierda Unida asume la causa, con Gaspar Llamazares a la cabeza. Y empiezan a llover las adhesiones: Asociaciones ciudadanas, vecinales, sindicatos, sociedades culturales, algunos grupos municipales. A nivel nacional va encontrando eco. En marzo, el pleno municipal de Alegría (Alava) pidió a la Diputación Foral que eliminase la exención del IBI que beneficia a la iglesia. Otros le siguieron.

“Las fuerzas políticas creen que deben defender los privilegios de la Iglesia porque hay una parte importante de votantes que respaldan eso, y ya vemos que no es así”

 

-La campaña iniciada en Asturias se ha extendido a nivel nacional. ¿Va por buen camino?
-Para nosotros eso era lo importante: llevar el debate a la ciudadanía, por tanto ya decimos que ha sido un éxito total, independientemente de que en algunos ayuntamientos prospere y en otros no. Que la Iglesia no va a pagar el IBI, eso lo sabemos de antemano, porque “con la Iglesia hemos topado”, pero lo que queríamos era que la sociedad española fuera conocedora de estos privilegios, y eso sí es un objetivo alcanzado.
-¿Cuáles están siendo las reacciones a nivel político?
-Izquierda Unida ha mostrado su apoyo y lo está planteando en los ayuntamientos en los que tiene representación. Pero una de las mayores sorpresas ha sido que el PSOE empezara a apoyar estas mociones. No contábamos con ello. Yo no estoy de acuerdo con aquellos que dicen que el PSOE estuvo ocho años en el gobierno y no hizo nada. Ha hecho mucho: concedió a la iglesia los conciertos educativos, que aumentó del 0,5 al 0,7 la asignación en el IRPF, que permitió que no se cumplieran los acuerdos con el Vaticano, según los cuales se estaría en camino de la autofinanciación, etc. Parece que el PSOE ve ahora las cosas distintas desde la oposición. Pienso que las fuerzas políticas creen que deben defender los privilegios de la Iglesia porque hay una parte importante de votantes que respaldan eso, y ya vemos que no es así. Están desfasadas de la realidad social y eso, antes o después, les va a pasar factura.
-Parece que a un 80% de los españoles les parece que la Iglesia debería pagar este impuesto.
-Sí, y cabe señalar que según Metroscopia es también lo que opinan más del 60% de los votantes del PP. Esto significa que la sociedad española es plural, y que al margen de tendencias, quiere que las fuerzas políticas apliquen los derechos democráticos y establezcan igualdad, en este caso en la tributación. Creo que a corto plazo vamos a ver cambios muy interesantes en este país
-La plataforma defiende que todos paguen el IBI, no solamente la Iglesia, sino aquellos que disfruten de privilegios.
-Exactamente. Nosotros no actuamos por rencor a la Iglesia, como se nos ha dicho. Esto es una campaña para que todos paguen el IBI, pero si hay que decidir por dónde empezamos, lo lógico es que el primero sea el mayor propietario de bienes e inmuebles, tanto rústicos como urbanos. Y ese primer puesto corresponde a la Iglesia.

 

“Rouco Varela beneficia tremendamente a los laicos, porque cada vez que abre la boca se nos apunta gente”

 
-Cuando se toca el polémico tema del IBI, Rouco responde que la primera perjudicada será Cáritas y la labor social que realiza. ¿Qué valoración hacen de estas declaraciones?
-No sabe usted lo que agradezco yo las declaraciones que hace el señor Rouco. Es una persona que beneficia tremendamente a los laicos porque cada vez que abre la boca se nos apunta gente.
Cuando dijo esto sobre Cáritas, nosotros ni siquiera tuvimos que responder. Al día siguiente muchas personas del mundo de la comunicación y conocedoras de los datos puntualizaron que la Iglesia sólo aporta un 2% del presupuesto de Cáritas. Esto no lo digo yo, sino que se puede ver en la web de Cáritas, en la que detalla el ejercicio del año pasado. Esta organización hace una labor social muy meritoria cuyo mayor presupuesto procede de las subvenciones, tanto del Estado como de las administraciones locales. A Cáritas la sostenemos todos, pertenece a toda la ciudadanía. No sé por qué se la identifica tanto con la Iglesia cuando de hecho está mucho más vinculada a los ayuntamientos.
-Aún así, la iglesia justifica sus privilegios fiscales en el servicio que aporta a la comunidad. ¿Se puede cuantificar de alguna manera ese servicio?
-Pues ese servicio se puede cuantificar en un gran negocio, que es el de la caridad. Ya vemos que la obra social de la Iglesia con relación a Cáritas es pequeña, y que los albergues sociales, los comedores, las cocinas económicas que existen en las ciudades y que tanto están proliferando por la crisis, se mantienen gracias a los ayuntamientos. La Iglesia hace un gran negocio en la medida que entrega algunas pequeñas donaciones y a cambio se ahorra unos millones en el IBI.
-¿Por qué España, que es un país aconfesional, financia a la iglesia católica?
-De todos los países de Europa, España es donde la Iglesia católica ha sido más poderosa. Aquí no tuvimos la reforma luterana, apenas hubo Ilustración ni revolución liberal. La Iglesia fue pasando por todas las etapas de la historia manteniendo su poder y sin reconocer el poder del Estado. Habrán perdido a las masas, pero la influencia política no la han perdido. Es la única organización de este país que tiene representación desde la ciudad más grande hasta la aldea más pequeña. Tiene medios de comunicación de radio, de prensa, de televisión. Es la empresa de colocación con mayor cantidad de trabajadores: a través de la enseñanza concertada tiene más de ciento cincuenta mil trabajadores, a los cuales somete ideológicamente. Y aunque la sociedad española se está secularizando a marchas forzadas, conservan un enorme poder político, económico y mediático, y así lo ejercen.

 

“Con la obra social, la Iglesia hace un gran negocio en la medida que entrega algunas pequeñas donaciones y a cambio se ahorra unos millones en el IBI”

 
-En varias ocasiones ha habido tímidos intentos de echar atrás el Concordato pero todos los intentos se han diluido sin trascendencia ¿por qué?
-La Iglesia está presente en todos los partidos políticos incluso en los de izquierdas. En el PSOE los cristianos tienen una corriente organizada. También tiene fuerza dentro de IU y de los sindicatos. Los acuerdos con el Vaticano se firmaron hace treinta años. Quizá sean legales, porque así lo ha confirmado el Tribunal Constitucional, pero desde luego no son democráticos. Un Estado que mantenga semejantes acuerdos no podrá jamás decir que defiende la libertad de conciencia.
Todos sabemos que la Iglesia fue uno de los poderes fundamentales del Estado durante el franquismo, como lo fue luego durante la Transición. No es posible tocar a uno de los pilares de la Transición, por tanto no es de extrañar que jamás en este país se le haya ganado ningún proceso judicial. Y que siga habiendo crucifijos en los colegios, o en ayuntamientos como el de Zaragoza o que los presidentes de gobierno juren delante de una cruz. No habrá laicismo en España mientras tengamos este régimen de la transición.
-¿Qué puede hacer el ciudadano de a pie ahora mismo para reclamar que sea efectiva la aconfesionalidad del Estado Español?
-Manifestar su opinión, sin miedo y con valentía. Hay que participar, las cosas no caen del cielo. Ninguna conquista ha venido sola. Si hubo logros fue porque la gente se organizó y dio la cara. Y esta sociedad tiene problemas muy graves que sólo se solucionan colectivamente. Es necesario organizarse.
Y en la parte que nos toca, no caer en la trampa del anticlericalismo, que es donde nos quieren encasillar. Nosotros somos laicos, no anticlericales. No pretendemos quemar iglesias ni perseguiremos a los curas. Lo único que exigimos es que el Estado reconozca nuestros derechos, sencillamente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: