El ‘Gólgota’ ovetense

Fuente:  Atlántica XII, 28 de agosto de 2015
•Noticias relacionadas:  El tripartito de Oviedo no financiará actos litúrgicos  // Las cofradías de Oviedo amenazan con demandas si se les retira la subvención

 

Procesión del Santísimo Cristo de la Misericordia en Oviedo, organizada por la Hermandad de "Los Estudiantes"_Marzo 2015 (Foto LNE)

Procesión del Santísimo Cristo de la Misericordia en Oviedo, organizada por la cofradía “Los Estudiantes”_Marzo 2015 (Foto LNE)

El nuevo Ayuntamiento de Oviedo, un tripartito entre PSOE, IU y Somos (Podemos), retirará la subvención municipal a la Semana Santa de la Ciudad, lo que ya ha provocado protestas de las cofradías. El anterior Gobierno local del PP fue quien impulsó las procesiones, muy influidas por las sevillanas. ATLÁNTICA XXII publicó en su número 38, el pasado mes de mayo, un reportaje de Aladino Fernández Pachón sobre este asunto que ahora reproducimos.

La Pasión según ‘Vetusta’

Fervorosos católicos y cofrades, apoyados por el Ayuntamiento del PP, recuperaron y han convertido en reclamo turístico la Semana Santa de Oviedo, que pasaba desapercibida. Las críticas de quienes piensan que es un casposo retroceso y una imitación de la pasión sevillana son tan silenciosas como las procesiones. La milenaria colina de ‘Ovetao’ se transforma durante una semana en una suerte de ‘Gólgota’ ovetense de emulación.

Aladino Fernández Pachón / Periodista.

Treinta costaleros, sudor y fe, suben la Cuesta de La Vega con los novecientos kilos de peso del paso del “Santísimo Cristo de La Misericordia” sobre sus cervicales. Treinta costaleros, pasión, sudor y fe, coronan a paso legionario esa calle de Oviedo.

El observador quiere saber si es una baladronada subir a tanta velocidad con un paso de Semana Santa la empinada calle Azcárraga, antigua Cuesta de La Vega. “Tras muchos ensayos, nos dimos cuenta de que subir a paso rápido esta cuesta, de una vez, era la manera de no atrancarse en medio de ella, como les pasaba antiguamente a los autobuses de Traval”, responde con un argumento que convence Iván Rodríguez, capataz único de la Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Misericordia, Nuestro Padre Jesús de La Sentencia, María Santísima de La Esperanza y San Francisco Javier, conocida popularmente como la Hermandad de Los Estudiantes, en la que abundan policías y guardias civiles.

Desde su sede canónica en la parroquia de San Francisco Javier, en el humilde barrio de La Tenderina, al noreste de la ciudad, las más de ochocientas personas que integran Los Estudiantes, la hermandad pasionista más numerosa de Oviedo de las seis existentes, pueden ver a lo lejos, dirección Sur, cómo se eleva por encima de la llanura de su barrio la legendaria colina de ‘Ovetao’, lugar fundacional de Oviedo en el que ubicó su sede regia Alfonso II El Casto hace 1.232 años. Allá, como si fuera un Gólgota ovetense para la ocasión, han de subir y suben Los Estudiantes salvando la Cuesta de La Vega.

Ascienden a este Calvario carbayón con tres de las diez estaciones de penitencia o procesiones que hay en la ‘Pasión’ ovetense del domingo de Ramos al de Pascua. Suben, trabajo, sudor y fe, con su elenco de costaleros (es la única hermandad del norte español que lleva pasos a costal), damas de mantilla, nazarenos, acólitos y demás hasta sumar unos 150 penitentes al territorio urbano, ajado por los siglos, que dominan cuatro hermandades y cofradías pasionistas más antiguas que la suya.

Arriban, pues, desde la humildad de un barrio sencillo al solar donde desfilan las aristocracias cristianas.

La Semana Santa de Oviedo imita a la sevillana. Foto / Iván Martínez.

Foto Iván Martínez, Atlántica XXII

Cristianos viejos

La Hermandad de Los Estudiantes fue creada en 2008. Es nueva. Lo mismo que la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalem “La Borriquilla”, fundada en 2012 en la parroquia de San Pedro de Los Arcos, donde procesiona sin llegar al viejo ‘Ovetao’.

De las otras cuatro hermandades y cofradías existentes hoy en Oviedo, dos tienen su sede canónica en parroquias de la Vetusta clariniana: Santa María la Real de La Corte, feligresía de origen medieval (de donde sale la Procesión del Silencio), y San Isidoro el Real (Procesión del Santo Entierro y Procesión de La Soledad). Una tercera en la iglesia de Santo Domingo (Procesión del Nazareno). Y la cuarta en la parroquia de San Juan el Real (Procesión de Jesús Cautivo).

Son cuatro parroquias de abolengo donde tienen su sede canónica hermandades y cofradías de abolengo que organizan procesiones de abolengo. Lo demás es otra cosa para los carbayones del ‘Oviedín del alma’.

Las actuales procesiones de Semana Santa en Oviedo, y, por consiguiente, las hermandades y cofradías que las promueven, datan de 1995, siendo alcalde el popular Gabino de Lorenzo, a quien a partir de 1993 convencieron “un grupo reducido de personas que nos pusimos en marcha para intentar recuperar aquellas Hermandades y Cofradías existentes en la ciudad de Oviedo hasta la década de los años sesenta del siglo pasado”, señala el arquitecto Felipe Díaz-Miranda y Macías, uno de los reconquistadores principales de la tradición junto a Ángel Ronderos.

Este grupo de personas tomaba esta iniciativa por fe, sin duda, alineándose de paso con la tesis original del siglo XVI emanada del Concilio de Trento que decidió potenciar las procesiones de penitencia “al considerarlas como culminación externa y solemne de la vida cristina”, según expresa Díaz-Miranda. De Lorenzo apoyó la propuesta porque, además, podría ser un atractivo turístico y nueva fuente de ingresos para la ciudad, aspecto que el actual alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, sigue considerando idóneo. “Las procesiones cada año tienen más auge”, señala, al tiempo que aclara que las de este año fueron subvencionadas con 25.000 euros públicos.

Así las cosas, en 1994 se refundó la Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno (Dominicos). Salió sola a las calles en 1995. En años sucesivos se fundaron y refundaron otras más hasta alcanzar las seis actuales.

Algunas de ellas tienen incluso un lejano origen en el tiempo. La del Nazareno fue fundada antes del año 1622. La Archicofradía del Santo Entierro y Nuestra Señora de los Dolores en su Inmaculada Concepción (San Isidoro el Real) es anterior a 1652. Fue refundada en 1995.

Por su centenaria longevidad se puede decir que estas dos hermandades tal vez hayan bebido en la fuente del cristianismo viejo, ese concepto ideológico creado tras la Reconquista (en la Corte de Alfonso II, en la misma ‘Ovetao’ o Gólgota metafórico de este reportaje, ya existía, probablemente), según el cual un ‘cristiano viejo’ o ‘cristiano puro’ de sangre era superior en raza y españolidad a los conversos de origen sarraceno o judío.

El reclamo turístico es uno de los motivos del apoyo del Ayuntamiento de Oviedo a las procesiones. Foto / Iván Martínez.

Foto Iván Martínez, Atlántica XXII

Una película bíblica

La ‘Pasión’ 2015 de Oviedo movió en conjunto en las diez procesiones o estaciones de penitencia organizadas por la seis hermandades pasionistas existentes (que suman más de 2.700 socios) un total de 17 pasos cargados de imaginería cristiana diversa, transportados bien por braceros, bien por costaleros (que hubo solamente en dos de los tres pasos de Los Estudiantes) o mediante ruedas.

Según el observador, la ‘Pasión’ 2015 de Oviedo pudo verse como si fueran los fotogramas de una película bíblica, como una secuenciación evangélica: Yeshúa entra en Jerusalem a lomos de un asno (Procesión de La Borriquilla); el perdón de Yeshúa (nueve horas penitenciaron Los Estudiantes con su Cristo de La Misericordia); prenden a Yeshúa en el monte de Los Olivos; homenaje en silencio (Procesión del Silencio); Yeshúa el Nazareno; Yeshúa el cautivo; penitencia en la madrugada tras la sentencia a muerte de Yeshúa; entierro de Yeshúa; soledad de su madre; Yeshúa resucita.

Unas 1.500 personas participaron como personajes de reparto: damas de mantilla, nazarenos con diversas indumentarias, acólitos, braceros, costaleros, músicos, etcétera. Pero, ¿quién dirigió esta película? ¿Quién escribe su guión?

La película de la ‘Pasión’ 2015 de Oviedo tuvo un “tráiler” o avance cuando en fechas previas la Junta de Hermandades y Cofradías de la Semana Santa de Oviedo decidió suspender el pregón oficial a pronunciar el 24 de marzo por el arquitecto y ex hermano mayor del Nazareno Felipe Díaz-Miranda y Macías, achacándole unas “declaraciones desafortunadas” en un canal televisivo local, ya que señalaba que, salvo la Hermandad de Los Estudiantes, las otras estaban “un poco paradas”. Díaz-Miranda había sido propuesto como pregonero precisamente por Los Estudiantes y en la comisión plenaria de la Junta las otras hermandades, cinco, votaron en conjunto contra la propuesta de este pregonero, es decir, contra Los Estudiantes.

Si bien Díaz-Miranda pidió disculpas en la lectura de su pregón que de manera no oficial hizo el día 24 de marzo a instancias de la Tertulia Cofrade Novena Trabajadera, y si bien el presidente de la Junta, Fernando Blanco, indicó a esta revista que “el veto no fue contra Los Estudiantes, sino por las declaraciones del señor Díaz-Miranda” y que “este incidente nos ha servido mucho para saber que hay que reconducir la situación”, no obstante las desavenencias aparentes entre hermandades están sentadas, recordándole al observador aquella película de los Monty Python La vida de Brian, donde varias facciones se enfrentaban por ganar protagonismo.

En la ciudad en la que, parafraseando a Clarín, en muchos aspectos aún se sigue durmiendo la siesta mientras se hace la digestión de la olla podrida y donde la impronta de los cristianos viejos es patente en cuanto a clasicismo religioso se refiere, el nacimiento y crecimiento de la Hermandad de Los Estudiantes, con mucha expectación por sus procesiones espectaculares y la importación del estilo sevillano para Oviedo, es una especie de tsunami procesional.

En la Procesión de “La Madrugá” del viernes santo Los Estudiantes emplearon 40 costaleros, como pudo comprobar el observador, algunos de los cuales tienen un gran “morrillo” de grasa en sus cervicales como consecuencia del peso del paso (1.900 kilos) y su apoyo en las trabajaderas. Es un gran esfuerzo que contrasta con otra procesión anterior, la del Cautivo, en la que los pasos van sobre ruedas y en la que un nazareno lleva a hombros una gran cruz de porexpan.

Además, esta procesión de San Juan el Real, que debería pasar desde Uría por la calle San Francisco (delante de la vieja Universidad, donde los costaleros de Los Estudiantes estaban prestos a hacer un saludo de cortesía), desvió su trayecto por Argüelles y Mendizábal camino de la Plaza Porlier para no encontrarse con ellos, piensa el observador, allí presente, quien además en ese momento recordó que Yeshúa, cuya pasión es el hecho protagonista, dijo en la última cena “amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Si esto no se demuestra, ¿qué clase de fe es ésta? ¿Para qué sirve todo esto?, piensa confuso el observador.

En Oviedo, las innovaciones fuera de los cánones que marcan algunos, en este caso los cristianos viejos, salen caras. Así es el ‘Oviedín del alma’. Es decir, Vetusta por siempre.

– See more at: http://www.atlanticaxxii.com/4095/el-golgota-ovetense#sthash.hcUUWR7y.dpuf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: