Perroflautas

perroflautas-1A PROPÓSITO DEL PREGÓN DE SEMANA SANTA DEL ARZOBISPO DE OVIEDO

 Fue Sanz Montes, arzobispo de Oviedo, a invitación de la Junta de Hermandades y Cofradías, el encargado de dar el pregón de la Semana Santa ovetense. Pregón que tituló: Las procesiones en la vida donde Dios y nosotros somos cofrades y en el que, sin citar expresamente al laicismo del gobierno municipal, sí dejó caer sus críticas:

“…No faltarán los que alardeando, tal vez, de cuatro ideas religiosas prendidas del baúl de sus pretéritos, digan incluso: pero, después de todo, ¿no ha resucitado Cristo ya? ¿A qué vienen, pues, todas estas alharacas cenicientas en las que la Iglesia se empeña cada año? Y surge casi inevitable la inevitable conclusión: los cristianos han perdido el tren de la vida, repiten sus trasnochadas cantinelas, y sus musas son sirenas de vestidas de luto…”

“...No, no tenemos un rancio complejo de estar al margen de determinadas grescas, porque —insisto— no es su exceso el que nos amilana o asusta, sino su cortedad y chantaje el que con serena lucidez nos desengaña…”

“…Ponen a prueba nuestra paciencia y descanso y siguen provocándonos en un dale que te pego con su impostura que nos humilla por fuera y nos desgasta por dentro…”

Y tras citar (apartado 4: La procesión de los cristianos perseguidos y asesinados), el asesinato de 21 cristianos, a  los “que están matando a mansalva simplemente por serlo”, una de las citas a las que se refiere Milio Rodriguez en su artículo:

“…No he visto a los pancarteros perroflautas de barricadas financiadas donde propagan sus fracasadas revoluciones de pacotilla. No he visto a los llamados intelectuales artistas que no cejan en mover su ceja sólo en el palco sus causas perdidas. Nada de esto he visto…”

milio

A propósito de este pregón, escribe su artículo, Emilio Rodríguez Cueto

PERROFLAUTAS, por Milio Rodríguez Cueto
La Nueva España, 19 de marzo

L’arzobispu Sanz Montes nun enfría la polémica de la Selmana Santa d’Ovieo nel pregón de la Junta de Hermandades y Cofradías

L’arzobispu d’Ovieo insulta a la xente. Por favor, nun s’entienda como una crítica: ye una constatación. Yo nun veo por qué un clérigu nun va poder insultar como cualquier otru ciudadanu. A fin de cuentes, l’insultu nun ye más qu’una forma esaltada de la llibertá d’espresión y cuando merez condena ye por entemecer llevantos o por encontiase nun lésicu desagradable. Ninguna d’estes dos taches se-yos pueden poner a les palabres que pronunció l’arzobispu nel pregón col que la Junta de Hermandades y Cofradías inauguró la polémica Selmana Santa carbayona.

Por desinteresase de les persecuciones que sufren los cristianos en Libia, Sanz Montes puñó contra los políticos y contra “los llamados intelectuales artistas” (si ye por él, súbese tovía más l’IVA cultural, pamidea). Hasta equí, el mitráu despreció pero nun faltó a naide. L’insultu dedicólu a una tercer clase de persones ensin poder constabable nin predicamentu a títulu personal pero testeronamente reivindicatives. “Pancarteros perroflautas”, fue’l dicteriu. “Perroflauta” ye términu peyorativu que define al usuariu tanto o más qu’al referenciáu. Siéntese namás en boca de dellos sectores sociales y en dellos medios de comunicación. Quiero decir qu’un “perroflauta” enxamás va referise a él mesmu como “perroflauta”, característica esencial de los insultos. Eso sí: les coses, col tiempu, cambien. Piénsese que ya esisten, nel calendariu festivu laicu, los díes del orgullu gay y del orgullu friqui, ¡quién lo diba decir hai unos cuántos años! Nun podemos escartar l’establecimientu futuru del día del orgullu perroflauta. Coincidiendo col Vienres Santu, por exemplu.

“Perroflautas” y “pancarteros”, pa más inri (sigla mui amañosa estos díes). Pancarta ye a pancarteru como palma a palmeru. Supongo que l’arzobispu bendecirá a los palmeros que se manifiesten peles calles de la sede episcopal el Domingu de Ramos, manifestación gozosa qu’airea una primavera prístina col sescudir de les palmes. Ye l’alegría que da la verticalidá. Tolo que se llevanta p’hacia’l cielu (o pa escontra’l Cielu) anima. Tamién les pancartes, que son palmes alfabetizaes, como les palmes son pancartes analfabetes. Nos dos casos celébrase a un mesías: les palmes a ún que se cuenta llegáu y les pancartes a otru que se reclama. Les manifestaciones derivaes del 15M fueron y son prolífiques en pancartes, proclames y consignes; les de la Ilesia, en xeneral, figuratives, estatuaries. Represéntasenos una confrontación ente la palabra y el silenciu, tan digna la una como l’otru. L’arzobispu denigró la primera a costa de sacrificar el segundu.

_________________________

El arzobispo de Oviedo insulta a la gente. Por favor, no se entienda como una crítica: es una constatación. Yo no  veo por qué un clérigo  no va a poder insultar como cualquier otro ciudadano. A fin de cuentas, el insulto no es más que una forma exaltada de la libertad de expresión y cuando merece condena es por mezclar calumnias o por utilizar un léxico desagradable. Ninguna de estos dos críticas se le pueden poner a las palabras que ha pronunciado el arzobispo en el pregón con el que la Junta de Hermandades y Cofradías la ha inaugurado polémica Semana Santa carbayona.

Por desinteresarse de las persecuciones que sufren cristianos en Libia, Sanz Montes ha embestido contra los políticos y contra “los llamados intelectuales artistas” (si es por él, se sube todavía más el IVA cultural, me parece). Hasta aquí, el mitrado ha despreciado pero no ha faltado a nadie. El insulto lo ha dedicado a una tercera clase de personas sin poder constabable ni predicamento a título personal pero testeronamente reivindicativas. “Pancarteros perroflautas”, dctaminó. “Perroflauta” es término peyorativo que define al usuario tanto o más que al referenciado. Se siente nada más en boca de algunos sectores sociales y en algunos medios de comunicación. Quiero decir que un “perroflauta” jamás se referirá a él mismo como “perroflauta”, característica esencial de los insultos. Ese sí: las cosas, con el tiempo, cambien. Se piense que e existen, en el calendario festivo laico, los días del orgullu gay y del orgullu friqui, ¡quién lo iba decir ha unos cuántos años! No podemos descartar el establecimiento futuro del día del orgullu perroflauta. Coincidiendo con el Viernes Santo, por ejemplo.

“Perroflautas” y “pancarteros”, para más inri (sigla muy propicia estos días). Pancarta es a pancartero como palma a palmero. Supongo que el arzobispo bendecirá a los palmeros que se manifiesten por las calles de la sede episcopal el Domingo de Ramos, manifestación gozosa que airea una primavera prístina con el sacudir de las palmas. Es a alegría que da la verticalidad. Todo el que se levanta  hacia el cielo (o  contra el Cielo) anima. También las pancartas, que son palmas alfabetizadas, como las palmas son pancartas analfabetas. En los dos casos se celebra a un mesías: las palmas a uno que se cuenta llegado y las pancartas a otro que se reclama. Las manifestaciones derivadas del 15M han sido y son prolíficas en pancartas, proclamas y consignes; las de la Iglesia, en general, figurativas, estatuarias. Se nos representa una confrontación entre la palabra y el silencio, tan digna la una como el otro. El arzobispo denigró la primera a costa de sacrificar el segundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: