La Iglesia encarga a una empresa privada la explotación turística de parte de su patrimonio

Una compañía granadina especializada profesionaliza la atención al visitante en una treintena de templos católicos, entre ellos 15 catedrales
Catedral de Burgos

Catedral de Burgos

Ángel Munárriz, Sevilla. InfoLibre, 22/05/16

Detrás de la gestión de la taquilla de la catedral de Burgos, de la venta online de entradas para la catedral de Salamanca, del logotipo de la catedral de Ávila, de la página web de la catedral de Granada, de las audioguías de la catedral de Ourense y de las visitas guiadas a la catedral de Almería están las mismas manos. La empresa Vocces Lab-Artisplendore, radicada en Peligros (Granada), ha asumido total o parcialmente desde 2010 la gestión turística de una treintena de templos de la Iglesia católica, que ha confiado a esta firma la profesionalización de la atención al visitante, si bien no es la única compañía que gestiona activos patrimoniales.

“La profesionalización va más allá de la atención a los visitantes. En general cada vez hay más laicos trabajando en la Iglesia, no sólo en la gestión del patrimonio, también por ejemplo en los archivos diocesanos”, explica a InfoLibre  Pablo Delclaux, director del Secretariado de Patrimonio Cultural de la Conferencia Episcopal.

La empresa Vocces Lab-Artisplendore gestiona la atención al visitante en las catedrales de Burgos, Ávila, Almería, Ourense, Cáceres –concatedral– Guadix (Granada), en estos seis casos de una manera integral, mientras que en Salamanca, Zamora, Granada, Oviedo, Cádiz, Sevilla, León, Tarragona y Tui (Pontevedra) lo hace parcialmente o con el suministro de productos y servicios estables o a demanda. Los servicios abarcan la atención al visitante, gestión de las ventas –con implantación de sistemas online–, el diseño corporativo e imagen exterior, la creación de logotipos y páginas web –en ocasiones, como Burgos, con imágenes captadas con fotografías tomadas desde drones–, sistemas de audioguías, producción de contenidos, publicidad… En total, esta empresa gestiona 15 de las 78 catedrales que existen en España, según los datos de la propia CE.

El catálogo de templos religiosos en los que ofrece servicios esta firma incluye también iglesias (como San Antonio Abad, en El Toboso), basílicas (como San Juan de Dios en Granada), monasterios (como San Salvador de Oña), museos diocesanos (como el de Zamora) y santuarios (como Santa Casilda en Briviesca) repartidos por buena parte de la península… En total, 34 templos y monumentos católicos, según la información proporcionada a infoLibre por la empresa. La gestión suele incluir el pago de entrada. La tarifa en las catedrales es en la mayoría de los casos de 5 euros la entrada individual, si bien hay casos, como en Burgos, en que sube a 7 euros. El acceso a oficios religiosos, por supuesto, continúa siendo gratuito.

Francisco Moya, director de desarrollo de Negocio y socio de la empresa, afirma que el 90% de los activos que gestionan “ya tenían para el acceso un precio equis” antes de que le encargaran la gestión, que se basa en el principio de mantener las tarifas “lo más bajas posible”. En el caso de la catedral de Ourense, el Cabildo ha establecido el pago de entrada a raíz de la contratación de Vocces Lab-Artisplendore, cobrando 5 euros por visita a los que no residan en la diócesis. Esta empresa también gestiona las exposiciones de la Fundación Las Edades del Hombre, de carácter eclesial.

Sin jerarquía

 

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez. EFE

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez. EFE

La Conferencia Episcopal ve como un mal menor la generalización del cobro de entradas en las catedrales.

La Conferencia Episcopal (CE) afirma desconocer cuántas de sus 78 catedrales están directamente gestionadas por las diócesis y cuántas por empresas privadas. Alegan que la CE es un órgano colegiado, no jerárquico, y que cada diócesis depende de Roma y gestiona según su propio criterio y sin injerencias. La casuística es diversa. Hay casos, como la catedral de Toledo, donde la gestión la realiza una empresa privada, Evocarte, y hay cobro de entrada. En cambio, en las catedrales de San Sebastián y Barcelona la atención al visitante la realiza directamente el personal propio, en ocasiones con ayuda de voluntarios. Si hay un pago, es la voluntad. Cada cabildo aplica sus normas, que la Conferencia Episcopal afirma desconocer.

El tipo de gestión viene sobre todo determinado por el volumen de visitantes. Cuanto mayor es, más posibilidades de profesionalización de la gestión existe, según explica Pablo Delclaux, director del secretariado de Patrimonio Cultural de la Conferencia Episcopal. Y añade: “El pago está establecido ya de manera generalizada. Pero es que no hay otro medio de ingreso. Es como tener un caserón en un pueblo, sólo el mantenimiento es muy caro. Y hay que pagar al personal.  Las catedrales no están pensadas para tener beneficios. Su idea no es hacer dinero”. Delclaux insiste en que la Conferencia Episcopal carece de datos del número de visitas y de los ingresos motivados por éstas.

A juicio de Delclaux, esta profesionalización creciente de la gestión tiene desventajas. “A veces se imponen unas normas que a lo mejor el Cabildo no querría imponer“, dice.  Y añade: “A mí no me gusta que haya pago por entrar en el templo. Pero soy consciente de que no hay dinero. No hay más remedio”.

 Audioguías y gestión

 

catedral_guadix_235

La iniciativa empresarial que está revolucionando la gestión turística de los activos patrimoniales de la Iglesia tiene su germen hace diez años con la firma Asistencias Digitales, que lanzó un proyecto tecnológico para turistas en los hoteles, un software dentro de una PDA, según explica Francisco Moya. La idea no triunfó. “Llegamos al mercado antes de tiempo”, señala Moya. No obstante, Francisco Moya, de 39 años, ahora director de Negocio, y Vicente Serrano, en la actualidad director de Producto de 37 años, ambos socios, atisbaron las posibilidades del sector y decidieron apostar por las audioguías.

Sus primeros clientes, en 2010, fueron la catedral de Guadix (Granada), el Monasterio de Santo Tomás en Ávila y el Monasterio de Uclés (Cuenca), entre otros. Al principio prestaban servicio con tecnología comprada, explica Moya. Después incorporaron un ingeniero. Siguieron creciendo. Actualmente la compañía se divide en rigor en dos empresas: Vocces Lab, centrada en la parte tecnológica –dispositivos, desarrolladores…–, y Artisplendore, centrada en la gestión.

Los distintos órganos de la Iglesia no son los únicos clientes de la firma, que también trabaja para algunos ayuntamientos y para laFundación Casa Ducal de Medinaceli. No obstante, el grueso de su negocio está en el ámbito eclesial. Vocces Lab-Artisplendore suma más de 50 trabajadores, cifra que acaba de subir tras ganar un proyecto en la Muralla de Ávila, gestionada por el Ayuntamiento. “Para dar servicio de sistemas no necesitamos trabajadores en el monumento. Cuando hago gestión integral sí, pero si sólo hacemos acompañamiento se ocupan los trabajadores de la catedral. Si incorporamos a los trabajadores, ya asumimos mayor parte de la gestión”, explica Francisco Moya.

El director de Negocio afirma que su extendida penetración en la Iglesia no se ha logrado por arriba, sino por abajo. “Si es una iglesia, vas al párroco. Si es catedral, vas al cabildo. Si es un monasterio, a la congregación equis. Así funciona”, afirma, negando que haya un mecanismo de contratación centralizada. La Conferencia Episcopal asegura que no impone directrices de ningún tipo. Ni Moya ni ninguno de los trabajadores de Vocces Lab-Artisplendore provienen de la Iglesia, según explica el director de Negocio. Moya conoce la Iglesia “como fiel”.

Proviene, afirma, de la rama sanitaria, mientras que su socio viene del ámbito de las relaciones laborales, aunque los une “el emprendimiento”. Moya fue alcalde de Montillana (Granada, 1.336 habitantes) por el PSOE, puesto al que accedió con sólo 22 años en 1997 y que ocupó, con dedicación parcial, hasta 2008. Preguntado por infoLibre, afirma que sus dedicaciones política y empresarial no han guardado la menor relación.

Moya afirma que uno de los rasgos de su empresa es la “humildad” y evita pronunciarse sobre si Vocces Lab-Artisplendore es líder en la gestión de activos de la Iglesia. Entre la competencia a nivel de gestión turística de monumentos hay empresas como Extenda Solutions, Antenna International, Orpheo y Flexiguía. “No nos medimos con nadie”, afirma. Según los datos de Vocces Lab-Artisplendore, los monumentos que gestiona reciben más de 3 millones de visitas al año, y eso sin contar la catedral de Sevilla, donde acaba de empezar a prestar “un servicio de guiado de grupos”. Su última facturación anual, asegura Moya, fue de 1,6 millones de euros.

A favor del cobro de entrada

El director de Negocio argumenta a favor del cobro de tarifasporque, de lo contrario, el patrimonio es más desconocido, se conserva peor o, incluso, se “abandona y se pierde”. “El patrimonio no se mantiene solo. Si quieres mantenerlo y proyectarlo, tienes que invertir en él. Si no hay caudal económico, se pierde. A mí no me gusta ir a un hotel y oír ‘eso era un monasterio’. O ver un monumento abandonado, como desgraciadamente hay”, afirma. Con los servicios que presta Vocces Lab-Artisplendore, afirma Moya, “el visitante no sólo ve, sino que conoce”. “Si no hay información no hay conocimiento, y así nos estamos comiendo sólo una parte del plato”, explica.

Vocces Lab-Artisplendore se precia de lograr fuertes incrementos en el número de visitas en los monumentos que gestiona, tal y como ha publicitado en los casos de Cádiz, Guadix y Ávila, entre otros. “En Artisplendore nos comprometemos, gracias a nuestra gestión, a ser capaces de aumentar considerablemente tanto el número de visitas como la venta de productos del monumento”, señala su información corporativa. ¿Cómo lo hacen? “Por un lado, con la imagen corporativa. Creamos el logo, trípticos, dípticos, flyers, la página web… Activamos acuerdos con empresas del sector en los destinos, lo cual permite mejorar la visualización por parte del turista. Mejoramos la atención al visitante…”, explica Moya. Y añade: “Nuestros clientes, tanto los usuarios como los gerentes, aprecian nuestro trabajo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: