Oposiciones docentes y profesorado de Religión

Por una Escuela Pública y Laica, Religión en la Escuela NO.

religión confesionario

Empiezan las oposiciones en Asturias, (como en otras comunidades), oposiciones para diversos cuerpos de la función docente, vía establecida para conseguir una plaza fija en la Escuela Pública en las distintas materias que se imparten en los Centros…, salvo que hablemos de Religión.

Quienes opositen, deberán pasar una serie de pruebas (examen escrito, caso práctico, defensa de programación y exposición de un tema….), corregidas por un Tribunal de profesorado funcionario (cinco componentes), cuyos nombres han sido publicados en los boletines oficiales de las respectivas comunidades autónomas.

En Asturias 8.262 docentes “competirán” por 418 plazas, lo que significa que muchas y muchos, independientemente de su valía, se quedarán en el camino. Habrá quienes habiendo aprobado se quedarán sin plaza y sólo poco más del 5% la lograrán.

Lógicamente, quienes no la hayan conseguido continuarán en la lista de funcionarios interinos optando a vacantes anuales y/o temporales, cambiando de centro y población, no siempre a jornada completa, teniendo que compartir, a veces, distintos Centros…e incluso (en algunas comunidades) sin cobrar durante los meses de verano.

¿Y si en vez de profesorado de Matemáticas, de Lengua o de Orientación Profesional habláramos de profesorado de Religión? ¿Qué pasa con las profesoras y profesores de Religión? ¿Son funcionarios? ¿Opositan ante algún tribunal? ¿Tienen que cambiar de Centro y de población? ¿Pueden quedarse sin cobrar  los meses de verano?

El profesorado de Religión no es funcionario, pero tiene plaza fija. Son “profesores de Religión”, con su propia regulación y sujetos al Estatuto de los Trabajadores, lo que significa que mientras un funcionario interino puede ser “suprimido” sin más, el profesorado de religión puede recurrir sin ningún problema y reclamar contra las “modificaciones” de su contrato, (y generalmente ganar el recurso). No es funcionario interino y, precisamente por eso, mientras el profesorado interino no tiene plaza si no hay alumnado, el profesorado de Religión no tiene problemas: la plaza no se suprime y puede plantearse (como sucede en el País Vasco) que imparta otra asignatura o como se propone ahora en Extremadura ser reasignados a otro tipo de actividades para completar su horario lectivo y seguir cobrando a final de mes incluso que no estén realizando ninguna actividad docente.

El profesorado de Religión no necesita oposición para acceder a dar clase, solo cumplir una serie de requisitos que marca (en el caso de religión católica) la Conferencia Episcopal, teniendo en cuenta que la Declaración Eclesiástica de Idoneidad la concede el Obispo de la Diócesis que es quien otorga la missio canonica, es decir, propone a la Administración Educativa al profesor o profesora que considera competente e idóneo para un centro escolar concreto de su diócesis, (si se cambia de comunidad hay que hacerse de nuevo con contactos e influencias del señor obispo). No hay exámenes ni oposiciones.

Y si son elegidos por el Obispado, ¿los paga el Obispado? Pregunta retórica donde las haya: sus sueldos son asumidos por las distintas Administraciones, (es decir, los pagamos entre todas y todos) y puesto que no son funcionarios interinos no tienen ningún problema en cobrar normalmente los meses de verano aunque el profesorado interino no lo cobre.

Es época de oposiciones, y si estas diferencias entre profesorado interino y profesorado de Religión son siempre sangrantes en esta época de oposiciones se agudizan aún más.  ¿Cómo puede ser que el sistema permita acceder a dar clase a personas que no han pasado por el filtro de la oposición al que tiene que someterse el resto del profesorado? ¿Cómo el sistema puede permitir que, año tras año, el profesorado interino se vea obligado a recorrer los Centros mientras el profesorado de religión siga años y años en el mismo centro? ¿Cómo pueden permitirse estas desigualdades?

Y no se trata de una crítica a quienes se buscan la vida impartiendo religión, (aunque su titulación sí les permitiría entrara en las listas de interinas/os), sí a un sistema que lo permite. Por múltiples razones la religión debe quedar fuera de la Escuela, esta es simplemente una más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: