Una semeya reveladora

Un instante de los actos del Día d’Asturies en Cuadonga esclariador
LNE

LNE

Por Milio Rodríguez Cueto, La Nueva España, 10 de septiembre de 2016

Felicito a la fotógrafa autora de la semeya cola que la edición dixital de LA NUEVA ESPAÑA abrió les noticies del Día d’Asturies en Cuadonga. Nun ye un simple documentu gráficu que testimonia tal actu tal día en tal sitiu. La oportunidá instantania del click o’l saber de la fotógrafa, o les dos coses al tiempu, ofrecen un finu análisis, si non psicolóxicu, polo menos anímicu de los protagonistes del retratu.

Vemos, mui formalinos, a Javier Fernández, Pedro Sanjurjo y Gabino de Lorenzo, qu’asisten, respetuosamente de pies, al ingresu del mitráu Sanz Montes na basílica. Nel momentu que conxela la semeya, anduvo ya casi enteru’l pasillu central, camín del altar onde va celebar misa, y pasa xunto’l bancu d’autoridaes. L’arzobispu, con esi xestu tan característicu de preláu ambulatoriu, posa la mano aniellada, la derecha, enriba’l paliu delicadamente apandáu, tumescente, “causa pectoris tumidi”, y cola izquierda arrodia’l báculu episcopal.

A Sanz Montes escápase-y una sonrisa contenta, llaína, cuando llega a l’altura del presidente del gobiernu asturianu: los poderes civiles nun se-y remonten tampoco esti añu, por más que, per dientro, algún se retuerza como un escolanciu, a fin de cuentes un bichu inofensivu, más tovía pa la Ilesia, institución con tanta esperiencia en combatir y derrotar reptiles muncho más peligrosos. Fernández, en cambiu, ta foscu. Les manes cruzaes púdicamente delantre la bragueta, el cazu baxu, el llabiu apretáu, mira pal clérigu de rebisgu, torcíu. Sabe que nun tenía que tar ellí, y sabe que l’arzobispu sabe que lo sabe, y que por eso sonríe: la sonrisa del trunfador, el resentimientu del vencíu. Sanjurjo, impecable, tamién capáu de manes, gacha la cabeza l’ángulu xustu y protocolariu, los güeyos cerraos, recoletu: será que reza. De Lorenzo, como valorando en términos de mercáu la indumentaria y los atributos episcopales, mira defrente pal arzobispu: nin tien mala conciencia por asistir nin tampoco nota la llamada al recoyimientu del ambiente piadosu, nun sabemos si insensible por naturaleza o por saturación. El delegáu del Gobiernu d’España tápase tamién aquello. Si ún se para a pensalo, ye como si los tres políticos procedieren a una autoemasculación simbólica pa nun rivalizar virilmente col arzobispu, pa nun-y discutir la primacía circunstancial de machu alfa (“et omega”), a la que se someten. Ún echa de menos una muyer con un par nesi bancu d’autoridaes.

Felicidaes, señor Sanz Montes. Tien razones pa sonreír. Usté ya m’entiende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: