Nos escandaliza el obispo Sanz

Comunidades de Cristianos de Base de Gijón:  Desafortunadas decisiones del arzobispo de Oviedo

sanz-montes_560x280

 

Las Comunidades de Cristianos de Base de Gijón han emitido un comunicado, que recoge hoy, 17 de octubre, Religión Digital, acerca de las palabras y actuaciones de Sanz Montes en torno al tema de la Memoria Histórica –Carta semanal a propósito de la beatificación de los Mártires de Nembra-, y la Pastoral Penitenciaria:

Mártires y pastoral penitenciaria

Desde las Comunidades de Cristianos de Base de Gijón queremos expresar públicamente el rechazo que nos merecen determinadas actitudes, también públicas, del obispo de la diócesis.

Empezamos por la más reciente: su Carta Semanal de fecha 6 de octubre 2016 referida a la beatificación, que tuvo lugar unos días después, de varias personas asesinadas, durante la Guerra Civil, en nuestra región. La mayor parte del texto de la Carta puede ser apropiada para el homenaje, por lo demás totalmente legítimo, que quisiera hacer a sus mártires. Pero hay en ese texto dos cosas inadmisibles y que nos escandalizan.

Una de ellas es el párrafo siguiente:

“Se podrán escribir panfletos, rodar películas, vociferar en tertulias y dictar leyes que reabren las heridas, pero todo eso caduca con el implacable paso de los días cuando lo que se dice, se escribe o se filma no hace las cuentas con la verdad”.

Aunque no menciona explícitamente a los colectivos que abogan por la recuperación de la Memoria Histórica, algunos medios que se hicieron eco de esa Carta opinan, al igual que nosotros, que el obispo Sanz reprueba en ese párrafo a quienes tienen el deseo, también muy legítimo, de identificar y honrar a los muchos mártires y asesinados del bando republicano.

No entramos en el debate de si se debe poner énfasis en el recuerdo de este tipo de sucesos para evitar que se repitan los errores de la historia, o si es preferible promover el olvido para evitar los resentimientos y el odio. En todo caso, a este respecto lo que haya de ser debería ser para todos (los de ambos bandos). No hay muertos de primera y segunda categoría. Todos son hijos de Dios, y sólo Dios, no un tribunal eclesiástico, conoce los méritos de cada uno. Como españoles y como cristianos nos duelen todos los asesinados, y también, y en especial, sus asesinos y verdugos, y rezamos por ellos.

La segunda objeción a la Carta Semanal del obispo se refiere no tanto a lo que el texto dice como a lo que silencia. Tal como presenta el asunto de los mártires de Nembra, todo se reduce a una persecución religiosa, como si los que perpetraron la matanza pretendieran castigar en las víctimas el hecho de que éstas eran creyentes y practicantes de una religión.

Esa manera de descontextualizar el suceso tiene una inequívoca finalidad desinformadora. Las cosas ocurren en un contexto y en unas circunstancias que las condicionan y las definen. El obispo de Oviedo tiene un interés especial en ignorar y silenciar el contexto y las circunstancias de la persecución anticlerical de la Guerra Civil porque su explicación mostraría a las claras la responsabilidad del episcopado en la provocación de ese tipo de violencia ciega y brutal que a veces produce también víctimas inocentes como parece ser el caso de los mártires de Nembra.

Lo que el obispo Sanz no quiso decir es que el furor anticlerical de las masas españolas era una reacción y una respuesta a la política tradicional del episcopado de este país: más de un milenio de sostén ideológico al feudalismo, casi cuatro siglos de Inquisición, un siglo largo de connivencia con el capitalismo y una complicidad constante con el caciquismo rural del país.

A todo esto vino a añadirse, en el año 1936, el apoyo de la mayoría de los obispos españoles a la rebelión fascista contra la República. Es decir, en la lucha de clases el episcopado de la época tomó partido a favor de los ricos y explotadores en contra de la multitud desheredada de la población. Aún hoy, ochenta años después, el episcopado español sigue viviendo de las rentas de aquella toma de postura, gozando privilegios, prebendas y exenciones fiscales.

El obispo Sanz está en esa línea de apoyo al rico Epulón en perjuicio del pobre Lázaro. Teniendo en cuenta los antecedentes mencionados no nos sorprende la actitud del obispo de Oviedo pero nos escandaliza pues pensamos que se debe esperar algo diferente de alguien que ejerce una función pastoral en un colectivo de seguidores de Jesús de Nazaret.

Igual escándalo nos produjo el comportamiento de este prelado con relación al tema de la Pastoral Penitenciaria. Durante muchos años un grupo de abnegados voluntarios, religiosos y laicos, habían estado ejerciendo en el Centro Penitenciario de Villabona una humanitaria labor de apoyo a la reinserción social de los infelices que habían caído en las redes de la práctica delictiva, de las que es más difícil salir cuando se vive en la miseria que genera nuestra sociedad injusta. Además del servicio religioso se les brindaba a los reclusos un apoyo humano (cursos, asistencia sanitaria, contacto con las familias…) que les ayudaba y que ellos valoraban y agradecían mucho. Las eucaristías que celebraban eran bastante más que la misa ritual y rutinaria que ya no dice nada a los que asisten pasivamente como prescriben los cánones sino que eran participativas, conevangelización directa en conexión con la problemática personal de cada recluso.

Toda esa labor fue drásticamente interrumpida por una desafortunada decisión del obispo Sanz. Los voluntarios han sidio cesados y ya no pueden seguir ejerciendo la ayuda que prestaban a ese sector tan marginado que son los reclusos pobres. Los reclusos ricos, los de las grandes estafas de la corrupción institucional que “disfrutamos” en este país gozan de toda clase de privilegios en las cárceles y suelen ser liberados rápidamente “por buena conducta”.

Los desgraciados que carecían de todo cuando estaban en libertad y cayeron en el delito por las circunstancias adversas en las que se desenvolvían sufren un trato más riguroso en los centros penitenciarios y, como ocurre en este caso, una persona que se dice servidor de Jesucristo les niega el trato humanitario y el apoyo religioso que necesitan.

La Iglesia asturiana que él preside se esfuerza, en algunas parroquias, en promover una especie de culto llamado “adoración” que consiste en que los fieles pasen algunas horas de su tiempo en los templos, se supone que acompañando a Jesús presente en el sagrario.

Pero no es allí donde Jesús quiere estar acompañado, es al lado del lecho de los enfermos, de los reclusos, de los necesitados… “tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, estuve desnudo y me vestisteis, estuve enfermo y en la cárcel y me visitasteis… …lo que hicisteis con estos infelices, a mi me lo hicisteis”.

Los voluntarios de la Pastoral Penitenciaria comprendieron esa enseñanza de Jesucristo y la pusieron en práctica. Quien no parece conocer el Evangelio es esta persona que por su cargo en la Iglesia asturiana tiene la función de proclamarlo y el deber de ponerlo en práctica para servir de ejemplo. Nos escandaliza, pues, esa situación y creemos que como cristianos tenemos la obligación de denunciarla públicamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: