GUÍA MUNICIPALISTA para la defensa y recuperación del Patrimonio de Navarra

 

Miembros de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro, junto a la Catedral de Pamplona. (UNAI BEROIZ) / Noticias de Navarra

Por Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro

Entre los puntos aprobados en la última asamblea de Ayuntamientos y Concejos navarros celebrada en Burlada el pasado 16 de diciembre, además de la renovación del compromiso por la recuperación del patrimonio inmatriculado, se aprobó un documento que, concebido como guía para “defensa y recuperación del Patrimonio de Navarra”, aporta una más que interesante orientación para cualquier municipio:

Guía municipalista para la defensa y recuperación del Patrimonio de Navarra

Introducción 

Durante el franquismo, fruto de la colaboración de la iglesia con el régimen, y, posteriormente, hasta el año 2015 se ha producido en el estado español un expolio monumental. Miles de bienes inmuebles (iglesias, casas curales, cementerios, fincas, etc.), con todo lo que contienen en su interior, han sido inmatriculados por la iglesia católica con el simple certificado del diocesano (obispo, arzobispo o cardenal), sin acreditar título de propiedad, basándose primero en una ley franquista, y desde 1998 en un decreto del Presidente Aznar de muy dudosa constitucionalidad. Se trata, por tanto, de una escandalosa apropiación de bienes materiales de diversa índole, así como de otros de indudable interés cultural, de uso, generalmente, comunitario.

En el año 2007, se descubre la inmatriculación de la Parroquia de Santa María de Tafalla. Se inicia un largo trayecto de verificación del escandaloso proceder de la jerarquía católica española, de búsqueda de información, de movilización social y de organización municipal. Se crea la Plataforma en  defensa del Patrimonio de Navarra para tratar de recuperar los bienes usurpados, hasta conseguir en 2015, la derogación de este privilegio dictatorial que concedía la Ley Hipotecaria a los diocesanos.

El 15 de diciembre de 2007 Burlada acoge la primera asamblea de alcaldes y concejales. Es importante recalcar la importancia de esta iniciativa: dos centenares de Ayuntamientos y Concejos se adhieren a la Plataforma y asumen un compromiso de colaboración económica. Posteriormente (el 26 de junio de 2010 y el 6 de abril de 2013) se celebraron nuevas asambleas municipalistas.

En febrero de 2008, la Presidenta del Parlamento solicitó al Ministerio de Justicia la información de los bienes inmatriculados en Navarra. En dos meses, la Directora General de los Registros y del Notariado remitió la información solicitada: 1.087 bienes inmatriculados en Navarra entre 1998 y 2007.

Fue crucial al publicación de “Escándalo Monumental” obra que, entre otras cosas, da noticia de esos 1.087 bienes inmatriculados en Navarra. Representa una primera aproximación al volumen real del expolio en nuestra tierra. Más de 500 inmatriculaciones en la CAV. Fernando Giménez Barriocanal, vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, reconoció en una entrevista en la Cadena SER la existencia de entre 30.000 y 40.000 inmatriculaciones. Sospechamos, además, que se refiere a las realizadas después de 1998. Si a ello añadimos el valor de cada uno de esos bienes (Mezquita de Córdoba, Giralda de Sevilla, Seo de Zaragoza, Catedrales de Pamplona y Tudela,…), comprenderemos la magnitud de ese expolio.

En abril de 2008 se produce una primera comparecencia de la Plataforma, junto con la Comisión Municipalista, ante la Comisión de Presidencia del Parlamento de Navarra, en la que se plantean varias reivindicaciones. Desde entonces, diversas iniciativas en Ayuntamientos y en Parlamentos Autonómicos han ido planteando el tema. Se han llevado estas demandas hasta el Congreso de los Diputados y el Parlamento Europeo. En junio de 2012, el Pleno del Parlamento de Navarra aprobó una Resolución por la que se instaba al Gobierno de Navarra a realizar un inventario del patrimonio inmatriculado. En abril de 2016 se aprobó una nueva moción en la que se daba cauce a las demandas de la Plataforma.

Simultáneamente se han ido promoviendo plataformas abiertas y plurales en defensa del patrimonio público apropiado por la iglesia católica mediante inmatriculaciones. En octubre de 2016, se constituyó en Pamplona/Iruña la Coordinadora por la recuperación del patrimonio inmatriculado por la iglesia católica “RECUPERANDO”, tomando parte en ella plataformas de todo el Estado, así como otras organizaciones tanto laicas como cristianas.

El cambio político producido en Navarra en 2015 ha propiciado un protagonismo indiscutible en las administraciones locales de las fuerzas que vienen respaldando las reivindicaciones de la Plataforma. Para seguir avanzando en la implicación de los Ayuntamientos y Concejos navarros en el proceso de recuperación, se celebra el 16 de Diciembre de 2017 una nueva Asamblea en la que, entre otras cosas, se aprobó esta GUÍA  MUNICIPALISTA  para la defensa y recuperación del Patrimonio de Navarra.

Inventario de los bienes inmatriculados.

Conocemos los listados de inmatriculaciones realizadas en Navarra publicados en su día (ver Escándalo Monumental y la Web (http://plataforma-ekimena.org/), que recogían lo inmatriculado en el período 1998-2007, pero es sabido que desde 1946 se hizo uso del artículo 206 de la Ley Hipotecaria hasta su derogación en 2015 en incontables ocasiones; por tanto, el global de lo acaparado es mucho mayor

La coordinadora RECUPERANDO promueve la demanda de la información de las inmatriculaciones a nivel estatal, como nuestra plataforma ante el Parlamento de Navarra.

La lentitud de estos procedimientos y la obstrucción del PP en todos los que puede, exige que los Ayuntamientos y Concejos de Navarra demanden también de los Registros de la Propiedad la relación de bienes inmatriculados por la Iglesia en cada localidad.

Se trata de solicitar en el Registro “las notas simples de los bienes inmatriculados al amparo y durante la vigencia del artículo 206 de la Ley Hipotecaria por la Iglesia Católica en sus distintas denominaciones: Diócesis, Obispado, Parroquia o similares. (Anexo 1, Epígrafe 1). Esta solicitud puede realizarse también por gestión directa de la alcaldía.

Estudio de las inmatriculaciones en cada Ayuntamiento o Concejo

Es preciso estudiar los datos suministrados por los Registros de la Propiedad, ya que se han detectado anomalías que permiten sospechar que esa información no es completa. Por otra parte, aparecen inmatriculaciones que incorporan extensos terrenos. La inmatriculación de la parroquia de Santa María de Allo incorpora 5.408 m2. La ermita de Sarriés conlleva una finca de 93.740 m2.

Se recomienda analizar el fenómeno de las inmatriculaciones mediante otro tipo de fuentes: catastro, inventarios municipales, etc.

Los archivos locales también son una fuente de información interesante. Nada más convincente que ojear los libros de actas municipales, para saber cuándo, cómo y quién construyó y mantuvo durante siglos nuestros bienes patrimoniales. Hasta de la última campana encontraremos oportuna factura a nombre del Ayuntamiento correspondiente. En la mayor parte de los pueblos veremos de inmediato hasta qué punto el mantenimiento de las iglesias y ermitas (ni qué decir de otros bienes como cementerios, frontones, casas curales, etc.) estuvo siempre a cargo de las arcas municipales y de los auzolanes de los vecinos. Resultan especialmente interesantes aquellas secciones del archivo (cajas, pliegos y hojas sueltas) dedicadas a los patronatos, que se dicen por lo general eclesiásticos siendo laicos, haciendo depender la administración de los bienes del propio ayuntamiento y/o concejo, siendo, entre otros, los casos de Muskilda, Uharte, Sangüesa…

Debemos animar a los historiadores locales para que investiguen y divulguen el origen público de nuestro patrimonio.

Conviene también recoger la información relativa a todos los bienes inmatriculados vendidos (fecha, importe, adquirente, etc.).

Contra tanto oscurantismo eclesial se impone la transparencia pública, para que fluya la información, como principal herramienta para que los todos vecinos conozcan la realidad de las inmatriculaciones.

Inmatriculación de lo que permanece sin inscribir

Pese al expolio producido, todavía hay bienes que por diversas razones se han librado de la inmatriculación masiva. Gracias al cambio de la Ley Hipotecaria conseguido, los Obispos ya no pueden hacerlo tan fácil y calladamente como antes, pero pueden seguir recurriendo a la vía ordinaria. Por eso, los Ayuntamientos y Concejos deben inmatricular todo cuanto considere en peligro: ermitas, atrios, cementerios, frontones, edificios o parques cercanos, etc. (Anexo 1, Epígrafe 2º).

 Condicionamiento de toda ayuda municipal o ciudadana a la devolución del patrimonio inmatriculado

La iglesia es poseedora de un patrimonio que no pueden mantener. Ellos han conseguido la titularidad de esos bienes en el Registro de la Propiedad, a 20-30 euros unidad, pero siguen esperando que sean los vecinos y las instituciones públicas quienes los arreglen y mantengan, en muchos casos para posteriormente cobrar entrada o venderlo.

Lo hemos dicho muchas veces: hay que romper esa ecuación maligna que usa la Jerarquía eclesial: “YO he inmatriculado todo lo que he querido, dispongo de ello, lo alquilo, lo vendo si quiero, no pago impuesto alguno… pero VOSOTROS me lo mantenéis y arregláis”. Con este descaro, la Iglesia no va a gastarse nada en el Patrimonio y ya estamos viendo el deterioro de muchos bienes, a la espera de que, una vez más, sean las instituciones públicas y los vecinos quienes inviertan en algo que, legalmente, ya NO es suyo. (Y lo tengan que poner además a su nombre, como ha obligado el Arzobispado a los vecinos de Artajona que compraron una campana)

Los Ayuntamientos y Concejos sin embargo, no podemos dejar caer los edificios que levantaron nuestros antepasados. Entre el chantaje y la responsabilidad: ¿Qué hacer? Un Ayuntamiento o Concejo puede adoptar las medidas siguientes:

1.- Dado el caso, eliminación de la financiación de luz, calefacción y otros conceptos afectos a los bienes inmatriculados.

2.- No promoción de auzolanes, derramas ni ayudas vecinales para el mantenimiento y conservación de bienes inmatriculados. (Anexo 1, Epígrafe 3º).

3.- En el caso de tener que realizar algún mantenimiento imprescindible, debe cuantificarse no como una limosna, subvención o donación, sino como un préstamo reconocido y  recuperable sobre la propiedad del bien. En el caso de incumplimiento de los deberes que impone la Ley Foral 14/2005 a los propietarios de Bienes Inventariados, es obligación de la Administración de la Comunidad Foral adoptar de forma subsidiaria las medidas precisas, pudiendo realizar de forma directa las intervenciones necesarias e imponer multas coercitivas.

4.- Denuncia de los bienes inmatriculados que presenten riesgo de ruina.

A) Inventariar los edificios en ruinas que tiene la Iglesia en cada localidad.
B) Incoar el correspondiente expediente de ruina a la vista de la información obtenida. (Anexo 1, Epígrafe 4º).
C) Ejecutar todas las sanciones que regula la ley en caso de retraso o negativas y resarcirse de los gastos recuperando el bien.
D) En último caso, y si no hay acuerdo de devolución del bien (como ya ha ocurrido en algunos lugares), queda el recurso de proceder al arreglo desde el Ayuntamiento y Concejo y pasar luego los costos al que figura como “propietario”.

La Ley Foral 10/1994 de Ordenación del Territorio y Urbanismo contempla que los propietarios de terrenos, urbanizaciones y edificaciones, deben mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad y ornato público.

Difusión de la problemática de las inmatriculaciones

Ante cualquier abuso, venta de patrimonio, desahucio o polémica en relación a los bienes inmatriculados, avisar urgentemente a la Plataforma y enviar noticia a la prensa. A la Jerarquía no le gusta nada que se aireen sus chanchullos. La información, la claridad, la difusión en los medios, es algo que ayuda a los pueblos a conocer y defender su Patrimonio y dificulta las operaciones inmobiliarias de la Jerarquía.

Informar a la ciudadanía de la realidad de las inmatriculaciones en el municipio/concejo correspondiente. Promover charlas informativas sobre el tema, para lo que contaréis con la colaboración de la Plataforma.

Vigilancia y protección del Patrimonio mueble e inmueble

Desde el primer momento, los obispos están vendiendo patrimonio o “trasladándolo de lugar”. Hay que denunciar la venta de casas curales o apezetxeas (Gorronz, Ilarregi, Iribas, Ibiriku, Murillo el Fruto, Garde, Elkarte, incluso la casa de la maestra en Ziritza); ermitas (Mañeru); iglesias (Lizoain, Ollakarizketa, Ilarratz, Berroia), pero también la desaparición de cada campana (Zorokiain), retablo, imagen, órgano (Artajona), pila bautismal o materiales de construcción de valor histórico (piedra tallada, madera antigua, ajuar litúrgico, mobiliario, etc.). Es necesario vigilar y, en su caso, denunciar a los compradores, que a veces suelen ser personas o sectas ligadas a los sectores más reaccionarios de la Iglesia.

Es importante tener en cuenta que conforme al artículo 100 de la Ley Foral 6/1990 de Administración Local los bienes de dominio público y los comunales, son inalienables, imprescriptibles e inembargables, lo que entendemos permitirá en todo caso, acreditada esta naturaleza, su recuperación.

Respecto del patrimonio cultural, en primera instancia puede servirnos de guía el propio catálogo monumental de Navarra.

Uno de los argumentos que reitera la Iglesia en defensa de las inmatriculaciones es que gracias a ella se conserva este patrimonio. Esto es falso y hay que denunciar todos y cada uno de los casos de ruina. Esa misma Iglesia recibió 1.679.019 euros por los bienes inmatriculados afectados por la construcción del embalse de Itoiz que fueron pasto de las excavadoras.

A los efectos de salvaguardar el carácter público de los bienes inmatriculados por la Iglesia, se introducirán en los procedimientos de planeamiento urbanístico cautelas que permitan garantizar el futuro de dichos bienes, por ejemplo, calificándolos como zonas dotacionales, como se ha hecho, por ejemplo, en Lizoain.

Ayudas del Gobierno de Navarra.

El Parlamento de Navarra, en su sesión de 2 de junio de 2016, acordó priorizar las inversiones en edificios públicos de carácter histórico, artístico y monumental. Por lo tanto hay que demandar al Gobierno de Navarra el mantenimiento y recuperación del patrimonio de carácter público, como Casas Consistoriales, murallas, cascos históricos, palacios o conventos. Luego, ni un euro a los bienes inmatriculados si no hay devolución del bien o reconocimiento de deuda.

Denuncia de la irresponsabilidad fiscal de los bienes inmatriculados

No reconocemos la propiedad de la Iglesia de los bienes inmatriculados. Por ello no reivindicamos que pague la contribución territorial, lo que no implica que no denunciemos esta situación.

Exigimos que la Iglesia declare y tribute por las actividades mercantiles que se desarrollan en bienes inmatriculados: entradas, “donaciones” obligatorias por las visitas, celebraciones de eventos, utilización de espacios para columbarios, etc.

Adhesión a la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro 

Desde el año 2007, son ya más de 200 los Ayuntamientos y Concejos adheridos a la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro / Nafarroako Ondarearen Defentsarako Plataforma, (partícipe a su vez, a nivel estatal, de la Coordinadora RECUPERANDO).

En la actualidad, las fuerzas progresistas tienen un mayor protagonismo en las administraciones locales y, por ello, es necesario hacer un esfuerzo por ampliar el ámbito de los Ayuntamientos y Concejos adheridos. Si este Ayuntamiento o Concejo todavía no lo ha hecho, puede tomar el acuerdo de adhesión (Anexo 1, Epígrafe 5º).

Aportación anual a la financiación de las actividades de la Plataforma

La Jerarquía Iglesia dispone ahora de un inmensurable patrimonio. La Plataforma necesita algunos medios, que hasta ahora le han prestado los Ayuntamientos y Concejos navarros. Por eso se propone una aportación anual para la financiación de las actividades de la Plataforma. (Anexo 1 Epígrafe 6º)

Participación en las actividades promovidas por la Plataforma.

La participación de los pueblos y de sus Ayuntamientos y Concejos en cuantas iniciativas se impulsen en pro de la recuperación del patrimonio inmatriculado por la iglesia católica es vital para el éxito de las mismas. (Anexo 1, Epígrafe 7)

Comunicación de las actividades locales a la Plataforma.

No se trata solo de trasladar a la Plataforma los acuerdos del Ayuntamiento o Concejo, sino también todas las iniciativas locales que se realicen y programen, las informaciones que se reciban de los Registros de la Propiedad, las que se obtengan de los catastros y archivos municipales, las que descubran los historiadores locales. La Plataforma se encargará de difundirlas y compartirlas con otros pueblos. (Anexo 1, Epígrafe 8º).

Imaginación y audacia

          Esta Guía Municipalista es solo un punto de orientación y partida. Pero de sobra es conocida la capacidad que tiene nuestra sociedad para las iniciativas populares, para inventar nuevas formas de denuncia y resistencia (Gorronz-Olano). Dejamos pues abierta esta Guía para que las iniciativas que vayan surgiendo de nuestros pueblos la completen. Razón tenemos de sobra. Pongamos nuestra imaginación y nuestra audacia en funcionamiento.

 Para saber más

En la página web de la Plataforma (plataforma-ekimena.org) tenemos todas las noticias y el historial de nuestra Plataforma. Asimismo, hemos editado dos libros sobre el tema: Escándalo Monumental. La privatización de las iglesias, ermitas, casas, tierras y otros bienes públicos de Navarra (Altaffaylla, 2009) y No robarás. Catecismo de la inmobiliaria Celestial (Txalaparta, 2015). Ambos libros pueden conseguirse en las librerías o bien solicitándolos a la Plataforma.

 

Foto. eldiario.es

Anexo 1

(Aprobar únicamente los puntos que correspondan o que interesen en cada municipio)

           El Ayuntamiento/Concejo de ………….. acuerda:

1º) Recabar del Registro de la Propiedad las notas simples de los bienes inmatriculados al amparo y durante la vigencia del artículo 206 de la Ley Hipotecaria por la Iglesia Católica en sus distintas denominaciones: Diócesis, Obispado, Parroquia o similares.

2º) En su caso, proceder a la inmatriculación a nombre del Ayuntamiento/Concejo de los bienes sobre los que exista riesgo de inmatriculación por terceros.

3º) En su caso, condicionar toda ayuda municipal o ciudadana (auzolanes, derramas) para el mantenimiento y conservación de bienes inmatriculados, a la devolución del patrimonio.

4º) En su caso, incoar el correspondiente expediente de ruina de los edificios inmatriculados que la Iglesia se niega a mantener en condiciones.

5º) Adherirse (o renovar la adhesión) a la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro/Nafarroako Ondarearen Defentsarako Plataforma.

6º) Colaborar con la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro / Nafarroako Ondarearen Defentsarako Plataforma con la aportación anual correspondiente.

7º) Participar en las iniciativas se impulsen en pro de la recuperación del patrimonio inmatriculado por la iglesia católica.

8º) Trasladar los acuerdos adoptados a la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro/Nafarroako Ondarearen Defentsarako Plataforma patrimonionavarro@tafalla.com)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: