Musitencia

junio 2, 2017
La pequeña historia de un intrépido artículo y unos sonidos que dividían un país.

Ilustración Juan Martínez

Fuente (texto e imágenes) Nueva Cultura, Alberto Belda

Érase una vez un artículo constitucional muy juguetón con la verdad, que hacía que cambiara todo para que todo siguiera igual.

Al principio y desde que nació, parecía que nos garantizaba la absoluta separación del Estado y la Iglesia Católica, tras 40 años de matrimonio fecundo en adoctrinamiento a su pueblo. Se vestía entre derechos fundamentales y crecía junto a libertades públicas en la primera calle, que en verdad, eran un poco privadas,  aunque les gustaba mucho el maquillaje. Él vivía en la puerta número dieciséis con dos más, que nos daban la libertad de poder creer en lo que quisiéramos,  poder no decirlo a nadie y que nadie nos pudiera obligar a decirlo, mientras mantuviéramos el “orden público”, claro. Aunque fuera el más pequeño de la casa, sería el que más daría para hablar, llegó el tercero para mantenerlo todo.

Al igual que cualquier oportunista, era muy parlanchín, sabía darle a la gente lo que quería o le hacían querer, eso es indiferente, la cuestión es que los de siempre acabaran ganando, como siempre. Te parabas a pensar que iba a pasar, pero nunca lo sabías, te decía que ninguna confesión tendría carácter estatal, pero luego sin pensarlo  te colaba que los poderes públicos, (otros con infinitos centímetros de coloretes en sus pómulos; que en verdad estaban a servicio de los poderes económicos, bueno no sé si estaban al servicio o eran los mismos, da igual) tendrían en cuenta las creencias religiosas de la sociedad y mantendrían relaciones de cooperación con la Iglesia católica y demás confesiones, no se sabe cuáles, pero bueno… las otras. A mi suponer se refería a la Santa Trama del PP, que tiene más número de fieles ciegos por la Fe, que la mismísima religión católica.

Los poderes públicos han cumplido perfectamente la relación de cooperación con la Iglesia Católica, eso no lo duda nadie, tanto que la han hecho de carácter estatal, otra vez, el pequeño 16.3 nos había engañado.

Aquí comienza la penitencia de la música, y la muestra más artística posible de que la iglesia y el Estado dejaron de vivir en la misma casa pero no solo siguieron casados, sino que mantenían numerosos encuentros amorosos; esta realidad se percibe en cada procesión con los oídos, no hace falta mirar, es el himno nacional, ese que en la teoría representa a todos los españoles pero que suena cada vez que entra o sale del templo un santo, y cada vez que Jesucristo resucita y se encuentra con su madre. Él resucita, pero muere la libertad, porque la Iglesia no es España, aunque a muchos les gustaría. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

El «Día de la Asturias civil» busca fieles en Oviedo

abril 28, 2017
Asturias Laica presenta un proyecto al tripartito para reivindicar el levantamiento del 25 de mayo de 1808 como festividad del Principado. El plan incluye una plataforma con el liderazgo del Ayuntamiento

Arzobispo de Oviedo, Presidente del Principado, Delegado del Gobierno y autoridades en Covadonga

Susana D. Machargo. La Voz de Asturias, 28/04/2017

La noche del 24 de mayo de 1808 decenas de hogueras iluminaban el cielo de Oviedo. Al día siguiente, los asturianos se rebelaron contra la Junta General que había sucumbido a los franceses, en contra de la presión de los ciudadanos. Miles de personas llegadas de toda Asturias asaltaron la fábrica de Armas de Oviedo, entraron en la capital, tomaron la Audiencia, situada en la calle Cimadevilla, y constituyeron una Junta Suprema, que reconoció la soberanía popular y declaró la guerra a Napoléon. El colectivo Asturias Laica acaba de presentar un proyecto al Gobierno del Ayuntamiento de Oviedo para recuperar este hito histórico y convertirlo en una fiesta popular de carácter civil. La primera reunión con el PSOE, IU y Somos tuvo lugar hace unos días. En ese encuentro, se sondeó el interés del tripartito, que abordará el tema de forma oficial. Si finalmente da el visto bueno, existe ya una memoria con todos los pasos. El primero, crear una plataforma ciudadana y el segundo, implicar al Parlamento regional.

¿Competiría el 25 de mayo con el 8 de septiembre como día oficial del Principado? El 25 de mayo es la fecha que siempre han defendido los colectivos laicistas como alternativa a la Virgen de Covadonga, la soberanía del pueblo frente a un milagro religioso. El propio presidente de Asturias Laica, José Luis Iglesias, cree que los asturianos desconocen la importancia capital de aquel alzamiento y que eso es porque se ha ocultado de forma interesada. Sin embargo, Iglesias también reconoce que en estos momentos la sociedad regional no está preparada para el cambio. No existe conciencia suficiente para abrir el debate. Así que su intención es organizar una fiesta de carácter ciudadano. Apunta un nombre pero abierto a otras aportaciones: el día del pueblo soberano. A posteriori, cuando esta parte de la historia haya calado, sería el momento de ir más allá.

El proyecto

Lee el resto de esta entrada »


La bendición de los “Güevos pintos”, una propuesta de cambio

abril 27, 2017

Un sierense recogerá firmas para pedir que la bendición de Güevos Pintos se traslade a la iglesia

La imagen puede contener: 12 personas, personas de pie y exterior

Recoge El Comercio (26 de abril de 2017) la noticia de que un vecino de Siero, Rubén Orviz, va a iniciar una campaña de recogida de firmas para solicitar a la Sociedad de Festejos de La Pola que suprima la bendición católica de la fiesta de los Güevos Pintos, o bien que el acto se traslade a la iglesia parroquial. Orviz ha dirigido ya una carta al presidente de la entidad, Jenaro Soto, como responsable de la organización de la fiesta, y esta semana tiene previsto habilitar una página en una red social para que los interesados puedan estampar su firma…

El texto completo de la propuesta y sus argumentos los publica Rubén Orviz en su muro de Facebook:

La fiesta de los Güevos Pintos de La Pola Siero tiene en común con otras celebraciones realizadas en localidades españolas y europeas el decorado artístico de los huevos. Pero la festividad polesa difiere por la vinculación religiosa que la Iglesia Católica ha impuesto.

La cercanía a los actos de la Semana Santa sirve de excusa para mutar un festejo antiguo que, gracias al tradicionalismo eclesial, la curia ha trastocado de su esencia primitiva. El huevo, viejo símbolo de la fertilidad, fue utilizado por los pueblos europeos en las fiestas que, a la entrada de la primavera, se hacían como conmemoración de la llegada de los días de la siembra. Atrás quedaba el invierno, largo, frío, duro. El sol volvía a calentar y la tierra daba nueva esperanza a la vida. Pero, también, el huevo esta presente en numerosas culturas cosmogónicas como mito, desde la India a Europa pasando por el naturalismo egipcio. Huevo Cósmico brahmánico, huevo creador del dios Mitra. En el Africa aparece en rituales chamánicos. Y los druidas celtas creían que de un huevo de serpiente nació el universo. Aquí, el tradicionalismo adoptó y cambió el ritual. La crucifixión de Cristo parece pertenecer a la misma simbología de la fertilidad que se encuentra en rituales de otros salvadores como Osiris, Orfeo, Tammuz y Balder.

Hoy se bendicen los Güevos Pintos polesos con agua bendita. Lee el resto de esta entrada »