Educación segregada. También por sexos

abril 14, 2018

Igualmente erróneo y pernicioso a la educación cristiana es el método llamado de la coeducación, fundado también, según muchos, en el naturalismo negador del pecado original, y, además, según todos los sostenedores de este método, en una deplorable confusión de ideas que trueca la legítima convivencia humana en una promiscuidad e igualdad niveladora... (Divini illius magistri)

Pío XI., autor de la carta encíclica Divini illius magistri (1929)

Enrique del Teso, La Voz de Asturias, 14 de abril de 2018

Abundan los cantores al capitalismo y su intrínseca perfección. Pero con el capitalismo pasa como con la inmortalidad que, como decía Borges, es una convicción rarísima. De hecho, las palabras que definen la esencia del capitalismo se refieren siempre a una parte de la población, nunca se dicen para todos, como sería el caso si se dijeran en serio. Cuando se habla de competitividad o eficiencia se habla siempre a los de abajo. La competitividad y la eficiencia se invocan para despidos, bajadas de salarios o mermas de los servicios públicos. Los grandes sólo compiten cuando no hay más remedio.

Los grandes de verdad intentan siempre eludir la competencia. Prefieren tratar con los poderes públicos como decía aquel personaje de Chirbes, «se necesitan cere­moniales, ritos, saber […] cuándo tienes que seducir­, acariciarle la nuca a alguien, hablarle suavemente al oído, rozándole con los labios la oreja, cogerlo por los riñones, abra­zarlo, acariciarle los lomos, […] cuándo toca dejar caer una frase que sabes que se le ajusta al otro entre dos miedos y trabaja como una palanca […] conocer en qué punto una pizca más de presión quiebra el caparazón». Sin embargo, cuando se utiliza la palabra libertad, nunca se habla para los de abajo. Los cantos a la libertad siempre son para proteger intereses de las alturas. La enseñanza sabe mucho de esas cosas. Si oímos sostenibilidad o eficiencia, es que aumentará el número de alumnos por aula o desaparecerán desdobles de idiomas. Si oímos libertad, siempre habla el Opus, el obispado, el PP o la Concapa. Precisamente ellos, a quienes nada debe ninguna de nuestras libertades. Siempre es algún poderoso o representante de poderosos porque a ellos se dirige la palabra libertad, por hermosa que sea tal como está en el diccionario. Lee el resto de esta entrada »


“La segregación educativa es la última caricatura de la escuela tradicional católica”

abril 13, 2018

“Es urgente reclamar un Estado laico y es urgente clamar por un cambio constitucional que imponga un Estado laico y garantice la libertad de conciencia”, reflexiona el presidente de Europa Laica.

Imagen, La Marea

Antonio Gómez Movellán, La Marea, 13 de abril de 2014

Si el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional han sancionado –independientemente de que muchos de nosotros pensemos que estos tribunales están trufados por miembros de sectas católicas peligrosísimas–, que la segregación por sexos del alumnado no va contra la igualdad ni contra la discriminación sino que además se puede financiar públicamente. Entonces no cabe otra que cambiar las leyes y la Constitución. Si el discurso de la desigualdad que promueve el sectarismo católico del Opus Dei y otras sectas similares es jurídicamente impecable y pulcramente constitucional, entonces no cabe otra que luchar por una Constitución y unas leyes que impongan el imperio de la igualdad y la no discriminación.

Muchos eran los que pensaban que no se podía luchar contra la segregación racial defendiendo el régimen del apartheid y muchos somos de la opinión de que hay que desobedecer las leyes para poder cambiarlas. No se puede romper el vidrio de un gran escaparate tirando chinitas de papel, necesitamos lanzar una buena pedrada simbólica: la pedrada del laicismo. Es urgente reclamar un Estado laico y es urgente clamar por un cambio constitucional que imponga un Estado laico y garantice la libertad de conciencia. Lee el resto de esta entrada »


Contra el adoctrinamiento religioso y político en la Escuela

abril 3, 2018

Por Fermín Rodríguez Castro, responsable del grupo de trabajo de Educación en Europa Laica

La ya larga lucha del movimiento laicista en nuestro país por sacar la asignatura de Religión confesional del ámbito escolar y pese a circunstanciales logros formales -como fue la aprobación en la Comisión de Educación del Congreso el pasado 21 de febrero de una PNL en ese sentido-, no solo no se han traducido en hechos prácticos, sino que tiene por delante un nuevo desafío: el propósito del gobierno del PP (que sigue manteniendo y desarrollando su LOMCE) de añadir al adoctrinamiento religioso el adoctrinamiento político y militar en las aulas. Uno y otro, contrarios a los fines propios de la Escuela y al derecho que concierne a los menores a ser respetada su libertad de conciencia, justamente en periodo de formación.

El convenio suscrito entre los Ministerios de Educación y Defensa pretende incluir en el currículo de la materia alternativa a la Religión, “Valores sociales y cívicos” (Primaria) o “Valores éticos” (Secundaria) una serie de unidades para ensalzar los “símbolos nacionales” (himno, bandera y escudo), la figura del Rey, como “símbolo de la unidad y permanencia del Estado” y, sobre todo, reforzar la imagen de las Fuerzas Armadas para que los españoles se “sientan orgullosos de nuestros militares” y reconozcan “la importante labor que realizan para garantizar la paz y el estado de bienestar“, defendiéndonos de peligros, entre los que se incluye la “inmigración ilegal”.

Aunque el acuerdo interministerial viene de 2015, hasta hace poco había permanecido semioculto. Al salir a la luz los más que cuestionables contenidos de las diez unidades didácticas propuestas para Primaria, ha obligado a las distintas fuerzas políticas a tomar posición. Sin embargo, sorpresivamente y en contra de la posible mayoría contraria al proyecto gubernamental, el pasado 21 de marzo, con los votos de PP y C’s y la abstención del PSOE, fue rechazada una iniciativa de Esquerra Republicana que pretendía instar al Gobierno a retirar el Proyecto “Conocimiento de la Seguridad y la Defensa” en los centros educativos. El representante de ERC calificaba dicho proyecto de inadmisible “adoctrinamiento militarista”. Contradictoriamente, y para tomar cierta distancia con el PP y C’s, se aprobaba después por mayoría una propuesta de Compromís “para el respeto a la diversidad de la sociedad y contra los delitos de odio”, rechazando la parte del currículo propuesto que presenta el asentamiento irregular de inmigrantes como una amenaza nacional. Lee el resto de esta entrada »


Laicidad, ojalá llegues pronto

marzo 30, 2018

Diego Valiño, La Voz de Asturias, 30 de marzo de 2018

Goyo Rodríguez, El Soma, 2018

Volvemos a presenciar, una Semana Santa más, la falta de separación real entre la Iglesia Católica y el Estado en sus diferentes administraciones (no en todas, afortunadamente, pero sí en bastantes). El calendario dice que estamos en 2018, pero en una ciudad como Oviedo ya hace 130 años el concejal Leopoldo Alas ‘Clarín’ consideraba que la corporación no debería participar en eventos religiosos en representación municipal. Es un tema por tanto que lleva mucho tiempo y, aunque el actual Gobierno Local de la capital de Asturias cumpla a rajatabla con su deber de mantenerse neutral, es sabido que un cambio de rumbo en las próximas elecciones puede conllevar la vuelta a lo que sucedía hasta junio de 2015, donde en días previos a la investidura que proclamó al compañero Wenceslao López como Alcalde de Oviedo el entonces primer edil participaba en el Corpus Christi en representación del cargo que ostentaba. Podemos volver atrás si retornan a gobernar y que se repitan escenas como la de Policías Locales y de Bomberos que escoltaban los pasos con sus uniformes oficiales de trabajo, labor no encomendada a un equipo funcionarial en ningún caso (cada uno de ellos que quiera participar ha de hacerlo a título individual).

Pero sin caer en supuestos futuros, en el presente tenemos en los cuarteles militares y en el Ministerio de Defensa la bandera de España a media asta por la muerte de Jesucristo. Además, se ha aprobado otro año más el indulto a cinco presos a petición de cinco cofradías religiosas. La derecha española, y particularmente el PP, incumple en mi opinión el artículo 16.3 de la Constitución Española (que tanto dicen ahora defender sin haberla votado cuando tocaba hacerlo). Las creencias personales de cada uno merecen todo el respeto (también se garantiza en nuestra propia Carta Magna), pero las instituciones no las tienen. Mezclar creencias personales de índole religiosa con la labor que la ciudadanía que le ha otorgado a ese político es ir hacia atrás y no hace otra cosa más que saltar por los aires la neutralidad religiosa que debería producirse. Lee el resto de esta entrada »


Herido en mis sentimientos laicos

marzo 16, 2018

Alberto Granados, (blog personal), 15 de marzo de 2018

 

El rollo que no cesa: constitucionalmente somos un país aconfesional, pero en la práctica diaria la iglesia católica cuenta con una insultante prevalencia que me resulta injustificable y la grey católica tiene una disposición, parece que congénita, a sentirse ofendida en sus sentimientos religiosos a la menor broma, a un simple tweet o un meme que sobrevuela las redes. Todo sería anecdótico si los jueces tuvieran claro que la iglesia católica, como cualquier otra confesión, solo tienen una autoridad moral sobre los fieles que voluntariamente acaten el dogma y la moral católicos, siendo nula en los demás casos; si la institución fundada por Cristo asumiera que su reino no es de este mundo y que los temas políticos son competencia exclusiva de los cargos, electos o designados, que tienen la obligación de llevar a cabo las medidas políticas que en cada caso se requieran; si se aceptara que el humor, incluso el más chabacano o despiadado, es solo una válvula de escape del espíritu humano y que no tiene por qué autocensurarse en razón de esa moderna filosofía de lo políticamente correcto, una forma encubierta (una más) de censura. Ya estoy harto de ver sentencias en que se arruina la vida de alguien por haber publicado en las redes una simple broma, por zafia que pueda ser, mientras los políticos, empresarios y famosos corruptos quedan impunes una y otra vez, pese a que nos están empobreciendo a todos. ¿Hemos perdido el norte definitivamente?

La iglesia asumió sin el menor reparo ético los postulados del franquismo, al que recubrió de ideología católica en el vano intento de enmascarar la realidad: que unos generales ambiciosos se habían rebelado contra el gobierno legal para hacerse con un poder absoluto e inmisericorde, secuestrando a un país durante cuarenta años de partido único, censura de prensa, ausencia de libertades civiles, durísima represión que llenó de muertos nuestras cunetas y, eso sí,  una escenografía religiosa más propia del barroco que del s. XX. Algo tan repugnante, tan violento y tan revanchista que la iglesia católica camufló y justificó con una desvergonzada complicidad. La iglesia obtuvo a cambio la prevalencia social, la presencia en las Cortes franquistas, el estar presente en la legislación, en el centro mismo del poder.

Pero tras la Constitución de 1978, en vez de asumir su nuevo papel (el de una institución desprovista de poder civil y vinculada exclusivamente a la conciencia de sus fieles) ha seguido maniobrando y movilizando a su grey, de manera que no ha cesado de presionar en temas legislativos tales como el divorcio, el aborto, los matrimonios homosexuales, la asignatura de Educación para la Ciudadanía y la legislación educativa, ni de reclamar un dinero y unos bienes que no le pertenecen, demostrando que su espiritual universo es bastante más de este mundo de lo que evangelio asegura. Lee el resto de esta entrada »


Sensibilidad y religión

febrero 20, 2018

Rosa Ribas, El Periódico, 20 de febrero de 2018

Cabeza de San Juan Bautista, Torcuato Ruiz del Peral, h. 1750 Museo Nacional de Escultura, Valladolid

A raíz de la polémica sobre la multa que le han impuesto a un joven por poner su rostro sobre una imagen de Cristo, de la discusión sobre los sentimientos religiosos heridos, me hago preguntas. ¿Por qué los fieles de determinadas religiones tienen la prerrogativa de pasear por las calles imágenes crueles que muestran torturas brutales y sangrientas? ¿Por qué hemos tenido no solo que imaginar sino que ver en libros ilustrados escenas a todo color de una crueldad desmesurada: personas crucificadas, aspadas, metidas en aceite hirviendo, asadas sobre unas parrillas, aseateadas contra un tronco, a las que les arrancaron los ojos, les cortaron los pechos, les seccionaron las manos?

Estas imágenes aparecían en los libros de vidas de apóstoles y santos con que quisieron adoctrinarnos en mi infancia sin que a nadie le preocupara si herían la sensibilidad de una niña. Hemos visto infanticidios masivos en la matanza de los inocentes, el Nilo convertido en sangre, nos han contado que un ángel de la muerte asesinó a todos los primogénitos en Egipto, muchachas descuartizadas sobre los lomos de toros, niños devorados por leones, sin que nadie pensara qué poso dejan tales barbaridades en una mente infantil. Durante años me persiguió la imagen de Herodes devorado vivo por los gusanos.

Por menos, antes de algunas películas, advierten de que hay imágenes que pueden herir la sensibilidad. Y ahora consumidores de esta imaginería, que hemos tenido que ver, a despecho de nuestra sensibilidad, se han sentido ofendidos. Y encima han hecho pagar una multa al ofensor.


Escuela pública y religión: una mezcla imposible

enero 21, 2018

“La nota obtenida en religión cuenta para la prueba final de Bachillerato, presentándose así como una materia asequible que ayuda al alumnado a mejorar la nota media y tener mayores posibilidades de estudiar la carrera deseada”.

eldiario.es, 20/o1/2018

Las estadísticas no engañan: según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, desde el año 2000 hasta el año 2015, el porcentaje de alumnos que cursaban religión católica descendió desde el 80% al 65% en Primaria, del 62% al 45% en Secundaria y desde el 44% a un exiguo 27% en Bachillerato como media global de todas las Comunidades Autónomas; sin embargo, en los dos últimos cursos, las matriculaciones en las tres etapas han subido notablemente, no solo en Extremadura, también en el resto de España. En algunos centros la subida ha llegado hasta un 150%, fundamentalmente en Bachillerato.

¿Asistimos, en consecuencia, a un resurgir de la espiritualidad? ¿Son las nuevas generaciones más devotas que sus predecesoras? Rotundamente no. El objetivo de este artículo es desmontar la idea que se promueve desde ciertos círculos religiosos, políticos y mediáticos de que la enseñanza en la escuela pública de la religión (de diversa índole pero católica principalmente) responde a una necesidad en aumento, a una demanda inapelable de la sociedad.

Lee el resto de esta entrada »