Filosofía de la Religión y laicismo

diciembre 20, 2017

Javier Sádaba. Filósofo. Miembro del Grupo de Pensamiento Laico, integrado por Nazanín Armanian, Enrique J. Díez Gutiérrez, María José Fariñas Dulce, Pedro López López, Rosa Regás Pagés, Javier Sádaba Garay y Waleed Saleh Alkhalifa

Javier Sádaba. Público, 20 de diciembre de 2017

La Filosofía de la Religión sería una reflexión  y valoración de las distintas Religiones que ha creado y recreado la imaginación humana. Y lo sería a la manera que existe una Filosofía de la Ciencia o una Filosofía de la Moral. La comparación, sin embargo, no es correcta. Porque la ciencia es un saber seguro en sus aspectos más básicos y la moral, a pesar de las diferencias en sus contenidos, logra consensos suficientemente fuertes como para poder decir, por ejemplo, que no se puede matar por placer o que  es mejor ayudar al débil que humillarlo. En la religión todo cambia. Existen miles, se pelean entre ellas y proclaman su verdad contra la falsedad de las otras. Por eso, la reflexión filosófica lo tiene mucho más difícil. Más aún, la cantidad de Religiones  nos hace  más visible que no hay una sola filosofía, sino diversas maneras, un tanto interesadas, de filosofar.

En España la Filosofía de la Religión es reciente y comienza a hacerse un hueco, a trompicones, en la Universidad. Y es que lo que ha mandado hasta el momento ha sido la Teología, ciencia del absurdo en palabras de Bakunin, o, esto ya es mío, afán por legislar en lo desconocido. Las Religiones no desaparecen. Mientras la secularización es un hecho que se extiende no poco por el mundo supuestamente civilizado y hasta por España, que no la considero tan civilizada, nuevas y viejas Religiones renacen como hongos. Y son peleonas, guerreras, meten la nariz y el bolsillo por todas partes. No me refiero solo a las más llamativas y que dan disgustos con frecuencia. Los evangélicos, por ejemplo, que se reproducen a velocidad de vértigo, se han convertido en uno de los enemigos declarados del laicismo. La Universidades privadas han sido rápidas y se han dado cuenta de que hay que integrar en el currículum filosófico a la Filosofía de la Religión. Son ya catorce las que la incluyen en España y todas o casi todas son católicas. Poco hay en las públicas, pero sí se enseña en más de una como asignatura obligatoria, que no como troncal. Esa “Filosofía “, que algunos llaman, Filosofía Aplicada como si hubiera otra para meterse en la cama y dormir,  la he estado impartiendo yo durante muchos años. La razón no era otra sino que mis colegas no tenían ni idea y a mí siempre me ha gustado. Más aún, me ha parecido y parece necesaria. Brevemente explicaré por qué y su relación con el laicismo. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

La laicidad en la Unión Europea

junio 15, 2017
La UE, una cuestión nacional

José Antonio Naz Valverde, Diario Córdoba, 13 de junio de 2017

Hasta el proyecto de tratado de 2004, que sería rechazado por algunos países como Francia y Holanda, no se había vinculado la construcción europea a ninguna referencia religiosa, a pesar de que la mayoría de sus primeros promotores, como Schuman, De Gasperi o Adenauer, representaban a la Democracia Cristiana. En el preámbulo se parte de la idea que «los pueblos de Europa, al crear entre sí una unión más estrecha, han decidido compartir un porvenir pacífico basado en valores comunes». El conflicto surge en la definición de esos valores comunes, con dos concepciones opuestas: la anglosajona de la relación entre religión y estado («una fe, un rey, un reino»), así como la del multiculturalismo, y la universalista de la Ilustración francesa que impone el concepto de ciudadano europeo sobre el de judío, negro, africano, homosexual… Se impuso este segundo concepto y la redacción del artículo 2 concreta: «Consciente de su patrimonio espiritual y moral, la Unión está fundada sobre los valores indivisibles y universales de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad, y se basa en los principios de la democracia y del Estado de Derecho», pero el artículo 10-1 afirma que «toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión» (separando incomprensiblemente el pensamiento y la conciencia religiosa).

No obstante, hubo que romper la resistencia de quienes querían relacionar esos valores con «las raíces cristianas» , con el irrefutable argumento histórico de que la Europa de las Luces y de los Derechos Humanos se consigue justamente luchando contra los siglos de civilización judeocristiana (con sus cruzadas e inquisiciones y los golpes y guerras fruto de la unión del poder político y las Iglesias); se trataba de prevenir los conflictos contra la convivencia que crean los fundamentalísimos religiosos. Lee el resto de esta entrada »


Laicismo y República

mayo 28, 2017

Víctor Arrogante, nuevatribuna.es, 28 de mayo de 2017

Quiero retomar un artículo publicado hace unos años sobre «el laicismo»; y lo hago ahora que Hacienda está en campaña para cobrarnos la renta y como el Estado no cumple con el artículo 16.3 de la Constitución, cuando dice que: «Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la iglesia católica y las demás confesiones…». Nada es lo que parece ni es lo que debería ser.

Hemos visto como el Estado se entromete en la conciencia personal y colectiva, sin garantizar, como mandata la Constitución, los derechos vinculados al libre desarrollo de la personalidad, como son la libertad ideológica, religiosa y de culto. Conocemos como el Estado se entromete en la conciencia personal y colectiva, al dotar de oficialidad la asignatura de religión católica en la escuela. Conocemos como el Estado se entromete, desde un punto de vista religioso, en el derecho a decidir de las mujeres, reformando la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Conocemos como el Estado se entromete en las conciencias, al establecer protocolos religiosos católicos en los actos de Estado. Conocemos como el Estado incumple la Constitución contra la igualdad de los ciudadanos ante la ley y el respeto a su libertad de conciencia.

Los responsables de las instituciones del Estado, no representan a unos u otros, según conveniencia; representan siempre a la totalidad y a los intereses generales, no a grupos, por mayoritarios que estos pretendan decir ser, ni a capillitas ideológicas alejadas de procedimientos democráticos y de las libertades. La libertad ideológica tiene una vertiente íntima, relacionada con el derecho de cada uno a tener su propia visión de la realidad, así como mantener todo tipo de ideas u opiniones, con la posibilidad de compartir y transmitir, en definitiva exteriorizar esas ideas. Pero de esto a apoderarse del patrimonio común, en detrimento de otras alternativas ideológicas o no, como la de ateos y agnósticos, que han visto limitado su derecho a manifestación por las calles de Madrid, en perjuicio del derecho de manifestar ideas y convicciones en libertad. Lee el resto de esta entrada »


Hoy, 25 de mayo

mayo 25, 2017
Memoria de una fecha de 1808 en que Asturias fue el primer territorio en declarar la guerra a Napoleón

 

Francisco Prendes Quirós, LNE, 25 de mayo de 2017

En la mañana de este mismo día, pero de 1808, ocurrieron en la Junta General la serie de hechos, y se tomaron acuerdos que el sabio Fermín Canella, Cronista de Asturias, narra en sus “Memorias Asturianas del año Ocho” con todo detalle: “Ocurrió el hecho memorable de que nuevamente Asturias en los albores del presente siglo (XIX) sirve a España de centinela y baluarte a su libertad, porque cuando empobrecida la nación, entregado el gobierno a camarilla de favoritos, cautivo el rey y un ejército extranjero esparcido cautelosamente por el país, fue también la “primera” región que con resuelto proceder hizo salir a España de su marasmo. Humilde rincón, cuna de esclarecidos varones y plantel de hazañas, fue la primera provincia española que al grito de independencia provocó al combate y declaró la guerra con arreglo a derecho, al que pasó triunfante por las Pirámides, y ornó su frente con laureles en Austerliz y Marengo, en Wagram y Jena”…

De esta suerte, y con soberbio entusiasmo, cantaba el sabio Canella, cronista, rector y académico, la hazaña astur, no solo ovetense, de aquel 25 de mayo de 1808. Y proseguía:

“Continuó la Junta General en la mañana del día 25, la sesión del día anterior, aumentada por lo extraordinario de las circunstancias con personas de significación, (hasta convertirse la Junta General en Asamblea popular, compuesta por las personas más notables de Oviedo que se sentaron en la Sala Capitular entre los Procuradores), y allí se declaró solemnemente la guerra a Napoleón, jurando la independencia de España y la “Soberanía” de la Junta ante la Cruz y los Evangelios, acordando además una Embajada o plenipotencia para lograr el auxilio de Inglaterra, escribiendo a su Rey una notabilísima carta…

¡Suceso glorioso que en todo las épocas llenará de legítimo orgullo a los asturianos!”, exclama enardecido don Fermín. “Una región empobrecida y olvidada, se atrevió a retar al coloso de Europa, y el patriotismo asturiano, no temió ante el renombre de aquellos veteranos franceses encanecidos en cien combates!”

“No se arredra la Junta ante ningún obstáculo, -se admira Canella-. Envía sus primeros soldados a que juren las banderas en Covadonga; piden igualmente a los del Tribunal de la Audiencia, tan dóciles a Murat; llegan y llegan gentes acaudilladas por sus jueces y párrocos para alistarse, y hay pelotón en que se apuntan abuelos, hijos y nietos…; publicase el bando marcial de guerra a Francia con inusitado aparato, se expulsa a los franceses, se confiscan sus bienes y se embargan sus buques”.

He aquí en resumen los “notables” sucesos del día 25 de mayo de 1808, que merecen el recuerdo imborrable que muy justamente pedía el Rector Canella.

Lee el resto de esta entrada »


Dios en las aulas

abril 1, 2017

Antonio Rico, La Nueva España, 1 de abril de 2017

¿Reprueba el estilo zafio de 13TV en su labor pastoral? Conteste libremente. ¿Reprueba el estilo zafio de 13TV en su labor pastoral? Voy a apiadarme de usted y repetírselo una vez más por si antes estaba en medio de un arrobo místico y la contemplación beatífica de la Bondad Infinita del Sumo Hacedor (transida de un amor al prójimo inducido por el hecho de que en él ve a Dios) le impidió prestar atención a una pregunta tan pedestre de este mundo transitorio y material en el que vive sin vivir en sí: ¿Reprueba el estilo zafio de 13TV en su labor pastoral?

No, no es por aprovechar esta coartada para asegurar sin gratuitamente que la labor pastoral de 13TV es zafia. Tampoco es por repetir de forma tramposa y poco caritativa que la labor pastoral de 13TV es zafia. Ni siquiera es por tomarle por tonto intentando disfrazar de pregunta lo que solo es una afirmación tan grosera y tosca, o sea, tan zafia, como decir porque sí que la labor pastoral de 13TV es zafia. Yo solo quiero ejercer el derecho a la libertad de expresión que esta sociedad secularizada me otorga para preguntarle si reprueba el estilo zafio de 13TV en su labor pastoral. Solo pretendo que también usted ejerza la libertad de expresión de la que la dispone gracias a que así lo establece un ordenamiento jurídico moderno que nos protege a todos por igual a pesar de que ningún libro sagrado o divino, ningún dios único o múltiple, físico o espiritual, ni ninguno de sus intermediarios, enviados, encarnaciones o profetas establecieron jamás algo así de ventajoso y justo para los hombres allí donde tuvieron o tienen el poder. Y pretendo que ejerza esa libertad de expresión contestando a esta simple pregunta: ¿Reprueba el estilo zafio de 13TV en su labor pastoral?

Envíe su respuesta a los obispos empresarios dueños de 13TV, cadena en la que el programa “El Cascabel” lanzó el otro día esta pregunta en su labor pastoral: “¿Reprueba el estilo zafio de Podemos en el Congreso?”. Si son así de manipuladores en la tele, donde cualquiera puede verlo, sabe Dios cómo será su labor pastoral en las aulas cuando cierran las puertas

 


Lo que le debo a la iglesia católica

marzo 29, 2017

 

 

Pedro Luis Angosto, Nueva Tribuna, 29 de marzo 2017

Como casi todos vine al mundo con la mente limpia, abierta, virgen, en una familia maravillosa que sobrevivía bajo el franquismo. No pasé necesidades aunque las vi pasar a mí alrededor. Nieto de maestros republicanos depurados que temieron por sus vidas y de propietarios analfabetos hechos a sí mismos con mucho trabajo, ingresé en una escuela pública en la que se cantaban himnos a todas horas con el brazo en alto. Maestros republicanos depurados como mis abuelos, llenos de miedo, fueron mis primeros mentores en una escuela cuyo nombre hacía honor a la patrona del pueblo. Entre ellos y los curas y frailes que a todas horas interrumpían las clases, aprendí los rezos habidos y por haber, soporté estoicamente horas y horas de misas interminables en las que siempre repetían lo mismo, fui con flores a María que madre nuestra es y supe que los rojos habían violado los sagrarios donde se guardaba la sagrada forma.

Lee el resto de esta entrada »


Dos falacias de la maternidad subrogada

marzo 27, 2017

 

Foto: El Soma

 

Xandru Fernández, El Soma, número 3, marzo 2017

No está bien visto limitar el derecho al sufragio activo, pero si hablamos de “voto rogado” la cosa cambia: nuestras reacciones se normalizan, aun sabiendo que detrás de esa expresión no se esconde una realidad diferente de la limitación de un derecho. Tampoco está bien visto poner cuchillas en las vallas fronterizas, pero la brutalidad de esa expresión no nos golpea con tanta fuerza si usamos el eufemismo “concertinas”: ¿qué demonios es una concertina? ¿Qué es lo primero que se nos viene a la cabeza cuando oímos esa palabra?

Por lo que sabemos, ese tipo de sustituciones lingüísticas es la señal que delata un encubrimiento. Y si la sustitución brota de golpe, si trata de abrirse paso a empujones en los medios de comunicación y lo consigue suscitando una polémica en la cual la sustitución misma es relegada a un segundo plano, podemos estar razonablemente seguros de que algo hay ahí que no pinta nada bien.

Si hemos empezado a hablar de “maternidad subrogada” en lugar de “vientres de alquiler” no es por casualidad: ¿en cuántas conversaciones usamos el verbo “subrogar”? La sustitución delata aquí la voluntad de introducir una valoración diferente de la que lleva asociada la expresión “vientres de alquiler”. Lo sabemos y, no obstante, lo hacemos. ¿Por qué? Tal vez por lo mismo por lo que decimos “calificaciones” en lugar de “notas”, o “enema” en lugar de “lavativa”: la sustitución lingüística se alimenta del prejuicio universal hacia el vulgarismo y utiliza en beneficio propio el prestigio del registro culto, por más que nadie sepa explicar en qué momento “externalización” pasó a ser un cultismo en detrimento de “privatización”.

Hablemos, pues, de la maternidad subrogada. O, mejor, no hablemos de ella, sino de lo que de ella se dice y de los mecanismos implícitos en esas formas de decir. Lee el resto de esta entrada »