El control ultracatólico

abril 13, 2018

El reportaje forma parte del dossier sobre Iglesia y poder de #LaMarea59 que puede comprarse en kioscos y en su tienda online.

José María Escrivá de Balaguer / La Marea

Dani Domínguez, La Marea, 13 de abril de 2018

En mayo de 1998, durante el Congreso Internacional de los Movimientos Eclesiales, el papa Juan Pablo II oficializó en Roma el apoyo del Vaticano a estas congregaciones. Fue un punto de inflexión para los grupos ultracatólicos, la baza que el pontífice jugó para hacer resurgir el catolicismo que, poco a poco, se iba diluyendo. Wojtyla había comenzado a formar un auténtico ejército vaticano.

Mientras, en España, el entonces presidente del gobierno, José María Aznar, se apoyó también en estas comunidades para impregnar a la sociedad española de un aire neoconservador. Les devolvió los favores en forma de subvenciones públicas que, a día de hoy, aún son el principal sustento de estos grupos. Su fuerte vocación de poder ha provocado que todas estas congregaciones hayan copado las instituciones políticas, religiosas, financieras o educativas. Mediante el eufemismo del “humanismo cristiano”, se han dedicado a hacer proselitismo de los dogmas de la Iglesia.

OPUS DEI

Es uno de los movimientos con más poder dentro de la Iglesia en España. La Obra fue fundada en 1928 por Josemaría Escrivá de Balaguer, canonizado por Juan Pablo II. Según expone esta Prelatura personal de la Iglesia católica en su página web, cuenta con 90.502 miembros –de ellos, 2.073 son sacerdotes– repartidos por 68 países de todo el mundo. Algunas estimaciones sitúan en 33.000 el número de fieles solo en España. Su modelo educativo está enfocado a las élites. La joya de la corona de todo su andamiaje en el ámbito de la educación es la Universidad de Navarra, de la que depende la reconocida escuela de negocios IESE Business School, con campus en Madrid, Barcelona, Múnich, Nueva York y Sâo Paulo. De manera indirecta, el Opus Dei está presente en otras dos universidades (el Centro Universitario Villanueva, en Madrid, y la Universidad Internacional de Cataluña) a través del servicio de Capellanía, encomendado a sacerdotes de la Prelatura.

Además, la Obra controla un centenar de centros educativos que segregan por sexo, entre los que destacan colegios tan elitistas como el Tajamar y el Retamar, ambos en Madrid. Lo hace directamente o mediante grupos empresariales o instituciones como Attendis, el Grupo Educativo Fomento o el Grupo COAS. A este entramado educativo se suman la Editorial Palabra, la Editorial Rialp y la Editorial Eunsa. Lee el resto de esta entrada »


Los miguelianos, ¿una secta católica consentida por la Iglesia?

enero 4, 2016
UN AÑO DE LA CAÍDA DE SU FUNDADOR, MIGUEL ROSENDO
[ACTUALIZACIÓN  16 de marzo de 2016 : levantado secreto de sumario]
Miguel Rosendo en el centro, acompañado de las "miguelianas" en residencia de Bustarviejo. Foto La Región

Miguel Rosendo, en el centro, acompañado de las “miguelianas” en la residencia de Bustarviejo. Foto La Región

Feliciano Miguel Rosendo da Silva,  Miguel “el brujo”, dueño de una herboristería antes de convertirse en fundador de  la Orden y Mandato de San Miguel cumple un año en prisión preventiva imputado por presuntos delitos de abusos sexuales a sus acólitas, asociación ilícita para delinquir, estafa y blanqueo de capitales.

Feliciano Rosendo, casado y con dos hijos, inició sus tareas de captación desde su consulta-herbolario y afirmaba haber muerto y resucitado siendo la reencarnación del mismísimo Arcángel San Miguel. De ahí, naturalmente, el nombre de la Orden, -una asociación pública de derecho diocesano desde 2009-, que llegó a sumar hasta 400 adeptos y que contó con el cobijo de la Iglesia católica: Rouco Varela consiguió a las “miguelianas.  contrato en una residencia de ancianas, o un grupo musical de estética religiosa perteneciente a la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel llegó a actuar ante el Papa Benedicto XVI en las Jornadas Mundiales de la Juventud en Madrid. Lee el resto de esta entrada »